Los resfriados en verano

El verano, es un auténtico favorecedor de los resfriados. Poca ropa de abrigo, playa, piscina, cuerpos mojados, cambio de temperatura…factores que afectan sobre todo, a los niños. Los adultos, en verano, no tomamos demasiada precaución, pues como hace calor, nos descuidamos con ello.

En los niños, las vías respiratorias son muy sensibles con los cambios de temperatura y son un camino muy fácil para las bacterias, por ello, aumentan los resfriados, faringitis, laringitis… en esta época del año. Para extremar los cuidados hay que tener en cuenta lo siguiente:

-el aire acondicionado es fatal, hemos de evitarlo y si no es así, adaptarse al cambio de temperatura lentamente

-evitar las corrientes de aire (en el coche, en los comercios…)

-consumir frutas y verduras, sobre todo, las ricas en vitamina C

-tener una buena higiene personal y en el hogar. Hay que lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño

Si el niño ya está resfriado, los consejos serán los siguientes:

-beber agua abundante

-comer varias veces al día, siempre alimentos que ofrezcan nutrición

-los alimentos ricos en vitamina C, ya no causarán efecto, todo lo contrario, causarán irritación, por ello, hay que consumirlos de manera menos directa, por ejemplo, cocinados (brócoli, acelgas…)

-los alimentos se comen templados, demasiado calientes o fríos, causan daño

los resfriados, suelen curarse con una serie de cuidados, sobre todo, en verano, ya que es una época con un buen clima para ello, sin embargo, si sus síntomas perduran, sobre todo, en los niños, es mejor acudir al doctor que efectuar remedios caseros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *