Los riesgos de congelar óvulos

riesgos congelar óvulos

Mucho se habla de aprovechar lo que la ciencia ofrecer para así poder extender el tiempo en que una mujer decide ser madre. Sin embargo, antes de iniciarse en la técnica de vitrificación -tal es el nombre al proceso de congelamiento rápido en nitrógeno a 196 grados bajo cero- es importante realizar todas las averiguaciones pertinentes. Sólo así asumiremos todos los riesgos de congelar óvulos.

Es cierto que hoy día es cada vez más común conocer mujeres que deciden postergar la maternidad aprovechando las bondades de la ciencia. Pero esta decisión conlleva una gran responsabilidad, tanto en lo que hace a la decisión que se está tomando y los posibles riesgos inherentes al procedimiento como al hecho de que habrá que pensar algunas cuestiones en torno a los óvulos extraídos.

Congelar óvulos a largo plazo

Si hasta hace algunos años la idea de extender la maternidad más allá de los 40 años era simple utopía, la ciencia ha regalado una serie de procedimientos y técnicas que hoy otorgan mayor libertad a las mujeres. Ahora ellas pueden elegir cómo y cuándo tener un bebé, dejando a un lado la edad. O al menos, pudiendo estirar el lapso de tiempo algunos años.

Tener un bebé después de los 45 años supone un riesgo para la madre y el bebé debido a que naturalmente el cuerpo no está en perfectas condiciones para llevar adelante un embarazo. Aún así, muchas mujeres de esta edad pueden quedar embarazadas aprovechando los óvulos congelados. Sin dudas, esto es una gran noticia para las mujeres actuales.

Hoy es frecuente postergar la maternidad por cuestiones varias: familias ensambladas y una segunda pareja, profesión, realización personal, problemas de infertilidad, enfermedades, etc. Así, la maternidad tardía se vuelve una opción entre muchas, superando las estadísticas que indican que a partir de los 30, y sobre todo después de los 35, la fertilidad cae en picada.

Efectividad del tratamiento

Aquí las posiciones son diferentes. Hay médicos que aseguran que “el porcentaje de embarazo no es el mismo con embriones producidos en fresco o con embriones criopreservados. Tampoco en el caso de óvulos”. Sin embargo, otros médicos opinan lo contrario y confirman que las oportunidades de éxito son las mismas.

riesgos congelar óvulos

Más allá de las probabilidades y los casos de éxito, es importante asumir los riesgos de congelar óvulos al decidir hacer el tratamiento. Pues, aunque pocos, están dentro del maso de cartas. Los especialistas confirman que los riesgos de congelar óvulos son mínimos pero así y todo pueden ocurrir ciertos problemas. Según expresan, son los mismos que los de la técnica de estimulación ovárica, realizada para las fertilizaciones in vitro.

Los riesgos más comunes del congelamiento de óvulos son los posibles problemas durante la intervención en el quirófano. Mientras se realiza la aspiración folicular puede ocurrir un sangrado o problemas con la anestesia. Otros trastornos están vinculados al llamado síndrome de hiperestimulación ovárica, la mala respuesta a la estimulación hormonal o la posible torsión ovárica. Si hablamos de estadísticas, el riesgo del tratamiento de congelar óvulos es bajo: 0.3 % de infección o hemorragia.

Ahora bien, más allá de los riesgos, también hay que tener en cuenta otros factores que hacen al éxito. Entre otros, está la reserva ovárica, el número de ovocitos que se pueden vitrificar. Un paso más allá en un futuro embarazo además lo garantiza la calidad de los espermatozoides pues aún congelados los óvulos es necesaria la otra parte para lograr un embarazo.

«]

Pasos sin riesgo

¿Cuáles son los pasos médicos a seguir para congelar los óvulos? Lo primero es concertar una cita con el médico para así realizar un buen diagnóstico de cómo es la reserva ovárica, esto mediante una sencilla ecografía transvaginal, a través de la cual es posible realizar un conteo de folículos centrales. Por otra parte, se realizará un estudio hormonal para medir los niveles de FSH, LH y estradiol en el día tres del ciclo así como de la hormona antimulleriana.

En el caso de que se registre una reserva folicular considerable y de una calidad suficiente la mujer se prepara para el procedimiento de extraer los óvulos para congelarlos mediante dosis de anticonceptivos que estimulan el crecimiento y maduración de los folículos así como inyecciones diarias durante algunos días de gonadotrofina subcutánea. El proceso finaliza con la aspiración de los folículos previa sedación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.