Los riesgos de una dieta vegana en niños

riesgos de dieta vegana en niños

Las dietas veganas cuentan con cada vez más personas en sus filas. Se calcula que en el Reino Unido, el número de personas que comenzaron a seguir esta dieta aumentó en un 350% entre 2006 y 2016. ¿Moda o una dieta más saludable? Poco importa la pregunta si hablamos de los peques y los posibles riesgos de una dieta vegana en niños.

Las opiniones difieren de acuerdo a la óptica desde la que se mire. Muchos padres veganos incluyen en sus dietas a sus hijos y argumentan que no hay riesgos siempre y cuando se tomen en cuenta ciertas consideraciones. Muchos médicos y especialistas en cambio afirman que los riesgos de la comida vegana en niños son muchos.

Posiciones en contra de una dieta vegana

Dieta vegana en niños

Para la Asociación Vegana Española, el veganismo no es una dieta sino un “estilo de vida centrado en la exclusión razonable, en la medida en que sea posible y practicable, de toda forma de explotación y crueldad hacia la utilización de los animales como alimento, ropa u otros usos”. En tanto, la British Dietetic Association afirma que la dieta vegana es “adecuada para todas las etapas de la vida la infancia y el embarazo”.

Pero en el lado opuesto se encuentra la Real Academia de Medicina Belga, que públicamente, se manifestó sobre los riesgos de una dieta vegana en niños, embarazadas y madres en período de lactancia. Según ellos, al no incluir ciertos alimentos, ésta dieta genera carencias que deben estar presentes en todo organismo, en especial si hablamos de niños. En esta etapa de la vida es importante que los peques consuman todos los nutrientes, en especial los que ofrecen las carnes, necesarios para lograr un buen desarrollo. Una dieta restrictiva como lo es la vegana implica riesgos de retraso en el crecimiento y otras deficiencias en el desarrollo, como pueden ser la anemia, retrasos psicomotrices o desnutrición.

Consecuencias de una dieta vegana en niños

Dietas vegetarianas y veganas

A diferencia de las dietas vegetarianas, las dietas veganas son más extremas pues excluyen no sólo las carnes sino también los huevos, productos lácteos y cualquier producto derivado de los animales. Así, los niños que siguen dietas veganas no consumen carnes rojas, aves, pescados y mariscos así como tampoco productos con lactosa, huevos, leche, mantequilla o miel. De acuerdo a la Academia de Medicina belga, esto provoca un déficit en la presencia de vitaminas esenciales para un correcto desarrollo, como la D y la B12, el calcio, y oligoelementos, ácidos grasos, hierro, zinc, yogo, riboflavina, selenio y otros nutrientes.

No hay que olvidar que durante la niñez, el cuerpo está en permanente revolución, desarrollando sus órganos, entre ellos las células del cerebro. Esto implica la necesidad de proteínas y ácidos grasos esenciales, que es necesario incorporar a través de la alimentación para así cubrir las necesidades del organismos. Una dieta sin proteínas animales puede tener graves consecuencias a largo plazo debido a la falta de estos nutrientes.

Una alimentación vegana equilibrada

Artículo relacionado:
¿Tu hijo adolescente quiere ser vegetariano?

Como afirmábamos, no todos tienen la misma posición, hay quienes creen que no hay riesgos de una dieta vegana en niños siempre y cuando los peques estén muy bien controlados. Eso sucedió con la Asociación Americana de Dietética, que en 2009 afirmó que “las dietas vegetarianas o veganas son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades…bien planificadas, son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluidos el embarazo, la lacatancia, la infancia, la niñez y la adolescencia”.

Cuando una familia decide que sus hijos sigan una dieta vegana, consideran que es importante el control médico regular para así asegurarse que aquéllas proteínas y nutrientes que los niños no incorporan a través de los productos lácteos y las carnes sean suplidos de alguna manera, ya sea recurriendo a otros alimentos o bien mediante suplementos vitamínicos.

Sin embargo, otro posible inconveniente es que el exceso de trigo y legumbres, altos en lectinas, pueden generar trastornos digestivos como el síndrome del intestino irritable o la dispepsia funcional.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.