Los secretos para construir una gran relación con tus hijos

crianza con disciplina positiva

Si quieres ser un gran padre o una gran madre capaz de criar a un niño feliz, sano y bien educado, en una casa donde la disciplina autoritaria sea innecesaria… Entonces solo tendrás que crear una conexión mucho más cercana con tus hijos. No es suficiente con que le digas a tus hijos que le quieres y que les amas cada día. Tu amor también tiene que estar en tus acciones diarias para que tus hijos sientan una buena conexión emocional.

Es necesario que tanto padres como madres hagan de la conexión emocional con sus hijos la mayor prioridad. Que el amor esté en tus acciones significa prestar atención atenta a lo que pasa entre nosotros, ver las cosas desde el punto de vista de nuestro hijo, y siempre recordando que este niño que a veces puede estresarnos es todavía ese precioso bebé que tanto esperábamos abrazar.

Se necesita mucho esfuerzo para atender plenamente a otro ser humano, pero cuando estamos realmente presentes en la vida de los hijos, a menudo nos encontramos que nos energiza y nos hace sentir más vivos y conectados con ellos. Estar cerca de otro ser humano requiere trabajo y mucho esfuerzo. Pero el 90% de las personas en su lecho de muerte dicen que su mayor pesar es que no se acercaron suficiente a las personas más importantes en sus vidas. Todos los padres que tienen los hijos mayores también les gustaría retroceder en el tiempo y pasar más tiempo con sus hijos… Pero el problema está en que el tiempo no retrocede, siempre va hacia adelante.

Estar presente es tan fácil como prestar atención. Como un matrimonio o una amistad, tu relación con tu hijo necesita una atención positiva para prosperar. Atención es igual a amor. Como un jardín, si lo cuidas, florece. Y, por supuesto, ese tipo de atención requiere tiempo.

senderismo en familia

Cómo construir una gran relación con tus hijos

Construye una conexión íntima

La cercanía de la conexión padre-hijo a lo largo de la vida es el resultado de cuánto los padres se conectan con sus bebés, desde el principio. Los padres que se dedican a sus bebés recién nacidos tendrán una relación más cercana en cada etapa, también cuando sean adolescentes e incluso cuando sean adultos. Si un hombre o una mujer se une con su recién nacido, permanecerá cerca de él emocionalmente durante toda la vida. Pero este vínculo no solo hay que crearlo cuando el bebé es recién nacido, es crucial hacerlo de forma diaria en cada etapa.

Una buena relación requiere tiempo y dedicación

Las buenas conexiones entre padres e hijos no surgen de la nada, como tampoco lo hacen los buenos matrimonios. La biología nos da una ventaja, si no estuviéramos programados biológicamente para amar a nuestros niños, la raza humana habría desaparecido hace mucho tiempo. Pero a medida que los niños crecen necesitamos construir sobre ese vínculo natural. Aunque los desafíos de la vida moderna pueden erosionarlo, los niños aman automáticamente a sus padres. Siempre y cuando, los padres trabajen por tener una buena conexión con ellos.

Prioriza el tiempo con tu hijo

Para poder tener buen éxito profesional le dedicas muchas horas a tu trabajo, ¿verdad? También debes dedicar una cantidad significativa de tiempo para crear una buena relación con tu hijo. El tiempo de calidad puede parecer un mito, porque no hay ningún interruptor para encender la cercanía entre padres e hijos. Imagina que trabajas todo el tiempo y has reservado una noche con tu pareja, a quien apenas has visto en los últimos seis meses… ¿Empiezas inmediatamente a ‘desnudar’ su alma? Seguramente no, necesitaréis tiempo para conectar emocionalmente.

Pareja con hijos

En las relaciones, sin cantidad no hay calidad. No puedes esperar una buena relación con tus hijos si no pasas todo el tiempo posible a su lado y priorizas estar en el trabajo o con tus amigos. Aunque la vida nos quita tiempo cada día, es necesario priorizar el tiempo con los hijos ante cualquier otra cosa para poder construir una buena relación con ellos.

La confianza es fundamental

La confianza con los hijos comienza en la infancia, cuando tu bebé aprende si puede confiar en ti cada vez que te necesita. Cuando un niño tiene un año se puede saber si están unidos o no con sus padres, es decir, si el niño confía o no en que sus padres podrán satisfacer sus necesidades físicas y emocionales. Con el tiempo, se gana la confianza de los hijos de otras maneras: jugando con ellos cuando le decimos que lo hacemos, recogiéndoles a tiempo de la escuela, etc.

Como padres confiamos en el poder del desarrollo humano para ayudar a nuestro hijo a crecer, aprender y madurar. Confiamos en que aunque nuestro niño puede actuar como un niño hoy en día, él o ella siempre estará en el camino de convertirse en una persona madura confiando en que siempre habrá un cambio positivo. Pero ese cambio solo dependerá de la confianza y el vínculo emocional que establezca con los padres.

La confianza no significa creer ciegamente lo que tus hijos dicen, tengan la edad que tengan. La confianza significa no renunciar a tu hijo, no etiquetarle… Sin importan lo que hace o lo que dice. La confianza significa que nunca te alejarás de él porque confías en que te necesita y estarás a su lado para resolver las cosas junto con tu hijo, pero no para resolverle la vida. Le darás las estrategias necesarias para que aprenda a manejarse en la vida.

actividades interior verano

El respeto tiene que ser mutuo

Muchos padres piensan que deben ser jefes autoritarios con sus hijos, pero no es así. Puedes establecer límites y debes hacerlo, pero siempre siendo respetuoso hacia tus hijos y esperando el mismo respeto por su parte. El respeto no significa que te tengan miedo, sino que sepan que puedes establecer reglas y límites respetando sus sentimientos y a ellos como personas.

Para que tengas una buena relación con tus hijos, no sigue estos consejos y recuerda que significa trabajar en la relación, la confianza y el amor cada día. No es algo que debas trabajar de vez en cuando o cuándo creas que tienes tiempo libre… La relación con tus hijos deben ser tu prioridad ante cualquier otra cosa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *