Mal aliento en niños

El mal aliento en niños

El mal aliento es algo que por norma general se asocia a las personas adultas, sin embargo, es algo que se da con mucha frecuencia también en niños. Generalmente, se tiende a pensar que el mal aliento está causado por una deficiente higiene dental, pero no siempre esa es la causa, ya que este problema puede estar provocado por muchos y diferentes motivos.

Por ello, es muy importante no pasar por alto esta situación en los niños, ya que las causas del mal aliento pueden ser importantes. La halitosis en el caso de los niños puede tener su origen en diversas partes del cuerpo, por lo que es fundamental analizar al niño y detectar lo antes posible si se trata de un caso aislado o si por el contrario, puede haber algún problema en el funcionamiento de sus órganos.

Causas del mal aliento en niños

En la mayoría de los casos, la causa del mal aliento en niños se encuentra en la boca, especialmente en la zona más oculta de la lengua. Es ahí donde se acumulan restos de la comida, además de otras sustancias como mucosidad. Por ello, la boca se convierte en un lugar perfecto para la proliferación de bacterias, que son las causantes del mal olor.

mal aliento en niños

La saliva tiene un papel muy importante, ya que es la encargada de limpiar y eliminar microbios que pueden proliferar en esa zona tan húmeda. Por este motivo, cuando la producción de saliva se reduce, como en la noche mientras duermes, es muy común despertar con mal aliento. También se produce este fenómeno después de hablar durante mucho tiempo, la boca se reseca y la deshidratación favorece el mal aliento, también en el caso de los niños.

Existen otras causas que pueden producir el mal aliento en niños, como las siguientes.

Una infección respiratoria

Uno de los síntomas habituales de los catarros y resfriados, es la infección respiratoria. Como consecuencia, se congestionan los senos paranasales y aparece el moqueo y el dolor de cabeza, fruto de dicha congestión. Sin embargo, cuando el moco presenta un color amarillento, es muy posible que exista una infección paranasal.

Como consecuencia de este problema respiratorio, el niño tiene que respirar por la boca y mantenerla abierta durante más tiempo del habitual. Con ello se produce la deshidratación, la posible proliferación de bacterias y con ello el mal aliento. Las infecciones en la garganta también son las causantes del mal aliento en niños, muy frecuentes en edad escolar.

Obstrucción en la nariz

Los niños son curiosos por naturaleza, además, no vienen con la lección del peligro aprendida de serie. Esta unión se convierte en una bomba peligrosa. Muchos niños tienden a curiosear con los orificios de su cuerpo, especialmente con los de la nariz. No es raro que el niño se introduzca cualquier elemento en la nariz y no te diga nada. Cuando esto ocurre y el objeto no sale del orificio, pueden producirse diferentes infecciones.

Incluso, si el objeto introducido es un alimento como una judía o un fruto seco, existe un peligro aún mayor. Debido a la humedad de la zona, el alimento puede reproducirse y echar raíces. Lo que podría provocar un desvío en el tabique nasal, entre otros.

Problemas bucales

Niño con cepillo de dientes

Descuidar la higiene bucal suele ser una de las causas más frecuentes de mal aliento en niños. Los alimentos se acumulan en las encías, en las muelas y cualquier parte de la cavidad bucal. Esta zona especialmente húmeda, es el lugar perfecto para que las bacterias puedan proliferar y producir diversos problemas. Las caries, las enfermedades de las encías o cualquier lesión en la cavidad bucal, producen mal aliento y es algo que se debe tratar con rapidez.

Cómo evitar el mal aliento en niños

Primero es fundamental que existan buenos hábitos de higiene bucal. Desde que aparecen los primeros dientes, incluso antes, es necesario limpiar la boca de los niños. De esta forma, podrás crear el hábito de cepillarse los dientes y evitar así que el pequeño sufra diversos problemas dentales como consecuencia.

También es esencial acudir al especialista con regularidad, de esta forma, podrás asegurarte de que la boca de tu hijo está perfecta y no existe ningún problema que tratar. Por otra parte, si el problema está asociado a cualquier infección respiratoria o en la garganta, el niño necesitará antibiótico para curar el problema de raíz. El mal aliento desaparecerá en este caso una vez se elimine la infección, siempre con la ayuda de una correcta higiene bucal.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.