Mamá con migraña: así puedes afrontarlo

Las migrañas es un mal común que sufren muchas personas en el mundo. Actualmente afecta hasta tres veces más a mujeres que a hombres y son más frecuentes en padres y madres entre 30 y 40 años. Una de cada cuatro mujeres sufre migrañas fuertes en su vida. Pero claro, ¿cómo se puede criar a los niños cuando no te puedes ni levantar del dolor de cabeza?

Muchas madres con migrañas confiesan que debido a sus dolores de cabeza no disfrutan de las activadas familiares, o no tanto como quisieran. Si tienes migrañas tendrás que hablar con tu médico para crear un plan de tratamiento que incorpore algunas estrategias.

El secreto está en educarse a sí misma y luego hacer todo lo posible para sentirse mejor. Aunque las migrañas no tienen cura, tienes que aceptar que necesitas controlarlas de forma activa para poder tener una buena calidad de vida. Puedes hacer algunos cambios en tu vida para que te ayuden a ser la mejor madre que puedes ser, incluso aunque las migrañas te ataquen de vez en cuando. No te pierdas algunas estrategias para mejorar la calidad de vida siendo una madre con migrañas.

Busca los disparadores que causan migraña

Las migrañas pueden desencadenarse por muchos motivos, y es necesario que descubras cuáles son los disparadores que más te afectan a ti. Puede ser el clima, el sol, los aromas, algunos productos de limpieza, perfumes, etc. El cerebro de la migraña es hipersensible por lo que sentir estrés es muy negativo.

Las migrañas se comportan mejor cuando la vida es aburrida y predecible. Para identificar sus desencadenantes para que pueda evitarlos, lleva un diario y apunta los desencadenantes que pueden estar causando tu malestar.

Ajusta tu estilo de vida

Mantener buenos hábitos de sueño, hacer ejercicio y estar bien hidratada te ayudará a reducir las migrañas en un 50%. Si además haces 40 minutos de ejercicio 3 veces por semana, reducirás la migraña de forma tan efectiva como si tomases medicación.

Las madres necesitan saber que también deben cuidarse ellas mismas. Tener modificaciones en el estilo de vida como practicar yoga, hacer meditación o salir a pasear cada día, son herramientas fundamentales. También debes mantenerte hidratada, para ello, lleva siempre una botella de agua contigo.

Toma los medicamentos correctos

Nadie ha inventado una varita mágica para la migraña, por lo que es importante personalizar tu régimen de medicamentos. Los analgésicos de venta libre como el ibuprofeno o la aspirina pueden poner fin a las migrañas leves, pero muchas personas ven mejores resultados de los triptanos, una clase de medicamentos recetados que funcionan en los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas.

Sin embargo, hay investigaciones que muestran que tanto los triptanos como otros medicamentos pueden causar dolores de cabeza de “rebote” (los que reaparecen poco después de que se haya acabado el medicamento) si se usan con demasiada frecuencia. Por eso, tendrás que hablar con tu médico para que te recete los que pueden ir mejor contigo.

Si tienes migrañas más de dos días a la semana, puede ser útil un medicamento preventivo (por ejemplo, un medicamento anticonvulsivo como el topiramato o un betabloqueante como el propranolol). Solo ten en cuenta que pueden ocurrir efectos secundarios que pueden incluir debilidad muscular, mareos y náuseas. Siempre habla con tu médico antes de tomar un medicamento.

Planifica tu vida

Tu vida tendrá que estar planificada. Ten horarios y rutinas y además, ten siempre cerca de ti los medicamentos para tus migrañas, una botella de agua, caramelos de jengibre por si te entran náuseas. También puedes planificar ‘días que mamá tiene migraña’, y programar actividades para esos días para tus hijos y que te permitan descansar.

Los niños aprenderán rápido que necesitas tiempo para recomponerte. Puede ser tan sencillo como preparar puzzles, jugar con plastilina, hacer marcadores, etc. ¿Y si hacéis yoga o meditación en familia? Encuentra las actividades que mejor os vayan como familia.

Puedes congelar comida para tener de reserva y así no tener que cocinar cuando tengas migrañas. Ten contactos para llamar en caso de que debas descansar sin salir de casa y que tus hijos puedan acudir a sus actividades extraescolares. Que otras personas los puedan llevar y que sus rutinas no se crean perjudicadas. Después muestra tu agradecimiento a esas personas que te echan una mano, invitándoles a comer o haciéndoles algún regalo.

Tener migrañas no es tu culpa, y no te convierte en una mala madre. Haz lo que te hace sentir mejor y después compensa a tus hijos cuando acabe el ataque de migrañas.

Explica a tus hijos tus migrañas

Tus hijos deben saber qué te pasa y también deben saberlo para no preocuparse en exceso. No les hables desde el miedo, los niños a menudo reaccionan de la misma manera que sus padres, puedes decir algo como: ‘Cuando tengo una migraña, me duele la cabeza y puedo sentirme mal del estómago, por eso delo descansar. Puede ser difícil para mí mirar luces brillantes y escuchar ruidos fuertes. Pero hay muchas cosas que pueden hacerme sentir mejor, como tomar medicamentos y descansar. Podéis ayudarme dándome un abrazo y jugando tranquilamente. Estaré bien, por lo que no hay necesidad de que os preocupéis, solo ayudadme a estar mejor’.

Si tus dolores de migraña son demasiado fuertes, acude a tu médico para que te cambie la medicación. Recuerda que los remedios naturales también pueden ser buenos aliados para ti. Puedes tomar infusiones, bajar las luces de la casa, meditar, hacer yoga, dar un paseo al aire libre… No hay dos personas iguales y las migrañas que te afectan a ti no tienen que ser iguales a las de otra persona. En este sentido, no tiene que funcionarte a ti los remedios que le funcionan a otra persona para sentirse mejor de las migrañas.

Debes buscar lo que te funciona y aplicarlo en tu vida, con tus hijos. Intenta mantener la calma todo el tiempo ya que eso es fundamental para sentirte mejor e intentar que las migrañas se apacigüen y te den una tregua. ¡Puedes conseguirlo!


Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.