Manchas en los recién nacidos

Hay mamás que al nacer su bebé, notan la presencia de alguna mancha en la piel de este, surge entonces la preocupación, pero no hay por qué alarmarse, ya que esto no presenta ninguna complicación.

Hay muchos tipos de marcas de nacimiento:

El hemangioma, es más probable que aparezca en bebés prematuros. Su color es rojo o azulado y su forma plana o un poco abultada. Aparecen sobre todo en la cabeza y cuello, aunque también en el resto del cuerpo. Su forma de crecimiento es muy rápida durante el primer año, pero luego comienzan a desaparecer poco a poco. Hemangiomas existen de dos tipos: fresa y carvenoso. El primero es muy poco abultado y de color rojizo, esto es porque los vasos sanguíneos están muy en la superficie y se encuentran cerrados. Estos desaparecen sobre los cinco años, aunque pueden permanecer hasta los diez. No son malignos ni tampoco necesitan tratamiento. El segundo es muy abultado y de color azul. Se encuentra debajo de la piel, por lo que no desaparece. Puede presentar problemas (cambio de color, llagas, sangrado, tamaño…) se han de mantener vigilados y si se necesita retirarlos

Los lunares son esas manchas de color marrón oscuro o negro. Estos aparecen después del nacimiento y son células de pigmento de la piel. Son muy raros que presenten problemas

Los puntos mongólicos son de color azul, con bordes difusos. Suelen aparecer en los glúteos o bajo la columna vertebral. Dan la sensación de ser moratones no superficiales. No necesitan tratamiento y desaparecen sobre los dos o diez años de edad.

Más información – Aspecto general del recién nacido (parte VI)

Fuente – Facemama


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *