En que consiste la Maniobra de Hamilton ¿Es una buena opción?

Mujer embarazada

Cuando llegues a las últimas semanas de tu embarazo puede que tu matrona o tu ginecólogo te planteen la posibilidad de realizarte una maniobra para provocar el parto de forma natural. Esto se conoce como la  la maniobra de Hamilton.

Muchas mamás que ya han tenido otros bebés, cuando llegan al final del embarazo, incluso la solicitan para intentar acortar algo el embarazo.

Hoy vamos a ver en que consiste la maniobra de Hamilton y que complicaciones puede tener.

Un poco de historia

Desde siempre ha habido partos a los que los costaba “arrancar”. Los embarazos llegan a término a partir de la semana 37, pero no es conveniente esperar sin límite de tiempo hasta que el parto se inicia de forma espontánea.

A lo largo de la historia se ha estudiado la situación mas favorable para los bebés, valorando las complicaciones que aparecen en los partos y en los bebés cuando el embarazo se alarga mas de las 42 semanas.

Con el tiempo se ha estimado que la situación ideal es que el bebé nazca entre la semana 37 y la 42. Finalmente, se ha llegado a un consenso y todas las sociedades científicas aconsejan inducir el parto diez días después de salir de cuentas, es decir a las 41 semanas y tres días.

Hasta bien avanzado el siglo XX no se empezó a contar con hormonas sintéticas, muy similares a las naturales y que se podían utilizar con bastante seguridad, que en los últimos años han cambiado de forma de aplicación, hasta lograr unos compuestos de gran seguridad, tanto para la mamá como para el bebé.

Por otra parte, hasta mediados del siglo pasado los partos ocurrían en casa y no se disponía de ningún tipo de tecnología. Así que había que buscar formas de ayudar a que los partos se iniciasen de una forma lo mas natural y rápidamente posible, con alguna técnica o maniobra sencilla y cómoda de realizar que, además no necesitase de medios técnicos o traslados a centros hospitalarios, fuera del alcance de la mayoría de la población.

La maniobra de Hamilton es uno de esos métodos y se ha utilizado desde hace muchos años como método de inducción.

¿En que consiste la maniobra de Hamilton?

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia(SEGO) cataloga esta maniobra como método de inducción mecánica del parto.

La maniobra de Hamilton consiste en realizar un tacto vaginal y a través del cuello del útero intentar llegar a la zona mas inferior de la bolsa de las aguas y girando suavemente el dedo, intentar despegar las membranas de la bolsa amniótica de la pared de la base del útero.

Con ello se intenta estimular a nuestro cuerpo para que se liberen de forma natural unas hormonas, las prostaglandinas, a nivel del cuello del útero y se produzca la maduración cervical necesaria para que comience el parto.

¿Se puede realizar en cualquier momento?

Es importante que entendamos que no se intenta dilatar el cuello del útero de forma manual, esa es otra posibilidad diferente.

Para que sea posible realizar la maniobra de Hamilton es imprescindible que el cuello del útero sea “favorable”. Esto significa que tiene que existir cierta dilatación, al menos de un centímetro, que permita que introduzcamos el útero a través del cuello del útero sin problemas. Además, es necesario que el cuello del útero se haya ablandado algo, si no es el caso realizar esta maniobra puede ser complicado para el profesional y verdaderamente molesto para la mamá.

Otra condición importante es que el embarazo esté a término. Es decir, que estemos de mas de 37 semanas. Aunque, en general, la maniobra de Hamilton no se suele realizar nunca antes de la semana 38, lo habitual es realizarla entre la 38 y 39 semanas.

¿Quién la realiza y dónde?

Esta maniobra la suele realizar el ginecólogo. Lo habitual es que se realice en las últimas visitas del embarazo, después de que te realicen uno de los últimos monitores antes del parto.

No es necesaria ninguna preparación especial. Seguramente te realizarán el monitor y después de valorar los resultados te realizarán un tacto vaginal. Entonces si el cuello del útero tiene unas condiciones adecuadas te darán la posibilidad de realizar esta maniobra.

¿Pueden realizarla sin mi consentimiento?

Como norma general cualquier intervención que nos realicen debe ser con nuestro consentimiento, no es necesario que sea por escrito, pero si es importante que te expliquen brevemente lo que te van a hacer para que tú des tu consentimiento verbal.

Es importante que nos expliquen la técnica de forma concisa, es un momento algo comprometido, pero eso no es impedimento para una breve explicación. El profesional que la realice te debería decir cual es el nombre de la maniobra, dejarte claro que se trata de la maniobra de Hamilton, en qué consiste, para qué se hace, si existen otras alternativas, qué ocurre si no se hace y qué riesgos tiene

¿Es eficaz?¿Me pondré de parto?

En teoría debe desencadenar contracciones entre 12 y 24 horas después de realizada la maniobra.

Pero su eficacia no es del 100%. Hay muchas ocasiones en las que esta maniobra no surte efecto y finalmente, es necesario utilizar un método de inducción farmacológico.

¿Entonces, por qué se realiza?

Si su eficacia es limitada y no podemos asegurar que funcione ¿Por qué utilizarla? La respuesta es sencilla, porque supone un método mucho menos invasivo, con muchos menos efectos secundarios y complicaciones que cualquier otro de los métodos con que podemos intentar inducir el parto.

Es una buena opción para intentar que el parto empiece de forma natural cuando va llegando la fecha y parece que nuestro cuerpo no termina de decidirse por si mismo…

La maniobra de Hamilton se realiza en la consulta y la mamá se puede ir a casa con tranquilidad. Generalmente es molesta, puede ser algo dolorosa y generalmente provoca cierto sangrado que, a veces, nos pone un poco nerviosas y nos asusta.

Este sangrado es normal que aparezca en las 24 horas siguientes a que te realicen un tacto vaginal, tanto si va acompañado de la maniobra de Hamilton como si se trata de un tacto sencillo para valorar si tienes alguna dilatación del cuello del útero.

El color del sangrado va del rojo intenso de las primeras horas tras el tacto al marrón oscuro al final y también notarás la expulsión del tapón mucoso o de los restos que puedan quedar de este tapón mucoso.

En la consulta antes de marcharte te habrán explicado los posibles motivos de alarma, si no notas ninguno, tranquila.

Lo habitual es que salgas de la consulta algo molesta, quizás con un sangrado escaso, pero no tendrás ningún síntoma mas. Seguramente las contracciones aparecerán a lo largo del día.

Si, finalmente, la maniobra de Hamilton no es efectiva y el parto no se inicia de forma espontánea antes de las 41 semanas y tres días no quedará mas remedio que recurrir a otro método de inducción.

Posibles Complicaciones

Son bastante raras, en caso de aparecer alguna de éstas son las mas frecuentes:

  • Rotura de la bolsa de las aguas
  • Desprendimiento parcial de la placenta
  • Hiperdinamia uterina. Es decir, el útero responde con una estimulación excesiva y aparecen contracciones muy seguidas y muy intensas.
  • Infección.
  • Sangrados abundantes del cuello del útero.

Motivos de alarma

  • Sangrado en cantidad abundante, como una menstruación o mayor.
  • Sensación de salida de líquido por los genitales, puede significar que se ha roto la bolsa de las aguas.
  • Dolor intenso y que no cede en la zona baja del abdomen.
  • Contracciones muy seguidas, sin casi tiempo de descanso entre una y otra.
  • No notar movimientos del bebé. Si le estimulas hablándole, acariciándole y no responde es motivo para acudir al servicio de urgencias de tu maternidad.
  • Fiebre y malestar general

Recuerda, si al final del embarazo si te plantean la posibilidad de realizarte un tacto vaginal pregunta si tienen intención de realizarte esta maniobra. Escucha los motivos del profesional para realizarla y si no te termina de convencer explícaselo y deja claro que no deseas que te la realicen.


Categorías

Embarazo

Nati Garcia

Soy matrona, madre y desde hace un tiempo escribo un blog. Me preocupan mucho todo lo relacionado con la maternidad, la crianza y el crecimiento... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *