Maniobra de Kristeller: ¿para qué correr el riesgo?

He creído necesario hablaros sobre los riesgos de la maniobra Kristeller durante el parto (más concretamente en el expulsivo), después de darle varias vueltas a una tragedia que ocurrió el mes pasado en Careggi (Italia). Una mujer de 36 años que acudió al hospital, acabó con el bazo roto, una lesión que podría haber tenido como causante la citada maniobra, aunque también son posibles otras causas.

Annalisa había tenido un embarazo de lo más normal y saludable, pero después de recibir el alta (y con el bebé en casa), tuvo que volver a ingresar de urgencias debido a la complicación presentada. Los hechos están siendo esclarecidos, por lo que no ahondaremos en ello. ¿Qué es la maniobra de Kristeller? (o maniobra invisible)

Consiste en la realización de presión (con las manos o el antebrazo) sobre el fondo uterino; se utiliza con el objetivo de que el expulsivo sea más corto. Diré que, pese a su frecuencia (uno de cada cuatro partos vaginales en España) la OMS y el Ministerio de Sanidad la desaconsejan, teniendo en cuenta los riesgos que tanto para la madre como para el bebé presenta.

kristeller

Kristeller: ¿para qué correr el riesgo?

Si la realización de la maniobra no está exenta de riesgos, y no se le asocian beneficios (según la evidencia científica), ¿entonces? Como ya he comentado, se pretende que la cabeza del bebé se acerque a la vagina, o que empiece a salir (dependiendo de la posición en la que esté). A mí me parece que un parto es un proceso fisiológico y lo único que consigue el intervencionismo es interrumpirlo o modificarlo, en beneficio de los intereses de los profesionales que atienden. Yo a eso lo llamo violencia obstétrica.

Fue Samuel Kristeller quien en 1867 “inventó” la maniobra, pero a día de hoy el Ministerio de Sanidad tiene un estándar muy claro respecto a su frecuencia: el 0 por ciento, y sin embargo está a la orden del día. Es invisible porque no se hace constar en la Historia Clínica, y se realiza sin consentimiento de la embarazada.

kristeller2

Riesgos de Kristeller.

En el Parto es Nuestro se desarrolló hace 2 años una campaña llamada Stop Kristeller, cuyo contenido está aún vigente en la web. Se citan entre los riesgos para el bebé: hipoxia, hematomas, fractura de húmero o costillas, distocia de hombros (y complicaciones asociadas), incrementos de la presión intracraneal. Y respecto a los peligros para la mamá: contusiones, desprendimiento prematuro de placenta, rotura e inversión uterina, más riesgo de desgarros perineales y vaginales…

Puedes evitarla presentando un Plan de Parto, recabando información y entrevistándote con el establecimiento en el que piensas parir. Ten en cuenta que tienes unos derechos a hacer valer. Me quedo con el dato de que según la campaña de EPEN: el 29,1 % de las entrevistadas pidió que parasen durante la maniobra que se les practicó, aunque en el 90 por ciento de estos casos, no se les hizo caso.


Categorías

Embarazo
Etiquetas

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *