Mantener el orden en la habitación de un niño pequeño

¿Cuántas veces nos quejamos del desorden de la habitación de nuestros hijos?

Muchas…  pero  pocas veces les facilitamos los medios para que puedan jugar, estudiar, recibir y vivir en su espacio.  Y esto es muy simple, ya que la habitación infantil puede adecuarse a través de la decoración y la ambientación.

Al principio, evidentemente, cuando nuestro bebé comienza a deambular es prácticamente imposible que guarde sus juguetes porque simplemente es incapaz de comprender la consigna y somos nosotros, los padres quienes debemos, al final de cada día realizar la tarea.

En cuanto a sus pertenencias, no son tantas pues  aún nos superan unos pocos juguetes, algunos libros, hojas de papel y crayones, pero de todos modos la tarea ya es tediosa.

Debemos pensar, desde que nuestro bebé comienza a dar sus primeros pasos, a partir de canciones, juegos y elementos organizativos adecuados en comenzar a crear el buen hábito de aprender a ordenar sus pertenencias, un hábito que pone punto final o por lo menos debería evitar “la disputa nuestra de cada noche” por guardar y ordenar la habitación.

Las estrategias que aplicamos al decorar el cuarto, ampliando los espacios, colocando canastos de colores porta objetos, etc., son fundamentales. De esta forma, el niño se adapta a la utilidad de cada espacio en particular.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *