Mantras esenciales para madres trabajadoras

mantras para madres estresadas

Si alguna vez has practicado la meditación estoy segura que sabrás qué es un mantra. Los mantras es el apoyo que necesitas en tu mente para protegerte de los ciclos improductivos de pensamientos o acción (pensamientos negativos que te llevan a actuar mal). Y es que cuando sientes que estás muy nerviosa como una olla a presión… entonces tendrás que dar un paso atrás en esa situación y respirar.

Cuando digo dar un paso atrás, me refiero a que salgas de la estancia y respires aire fresco. Que pienses que el mundo es muy grande y nosotros muy pequeños, que la vida es corta y debemos aprovecharla... Debes poner freno a las situaciones estresantes antes de que puedan contigo y te hagan desbordar tus límites. A veces repetir uno o varios mantras o palabras tranquilizadoras son necesarias para distraer tu mente de la situación y sobretodo, para recordarte que eres tú quien tiene el control sobre ti misma. ¿Quieres conocer dos mantas preferidos?

“Soy humana, no soy perfecta y lo hago lo mejor que puedo en este momento”

Tanto tú como tu pareja debéis decidir los valores y metas que queréis lograr como padres, es decir, tener normas en casa. Los niños deberán saber cuáles son los comportamientos aceptables y cuáles no lo son. Por ejemplo, comer la comida en la mesa y sin televisión, no pegar con los hermanos, no saltar en la cama, etc.

Pero a veces es posible que te sientas estresada por tu duro día, que los niños estén cansados y que la cena en familia delante de la televisión sea lo mejor para un día en concreto. A veces, hay que ser flexibles.

“No son sus rabietas lo que causa mi malestar” 

Cuando un hijo de dos años se retuerce por el suelo porque no quiere ponerse los zapatos y quedan 5 minutos para que salga el hermano de su clase de música, puede ser un momento de estrés para todo. Pero la rabia y la furia que sientes no es por tu hijo, si estás tranquila no te pondrías tan nerviosa. Debes ser consciente que ese comportamiento es a causa de un desarrollo biológico ya que no tiene vocabulario suficiente para expresar sus sentimiento. Pero tú tienes el papel de calmarle y enseñarle el camino correcto… y con nervios, gritos o golpes, no lo conseguirás jamás. Respira hondo y repite el mantra.


Categorías

Desarrollo

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *