Matrimonio con problemas, ¿se puede salvar?

Un matrimonio comienza con ilusión y con mucho amor, pero cuando ese matrimonio se vuelve inestable o la pareja empieza a tener diferencias o problemas, la cosa cambia. Son muchas las circunstancias de la vida que puede hacer que un matrimonio se rompa, pero hay veces que cuando se rompe realmente la pareja no quería que eso sucediese. ¿Qué hacer entonces en esos momentos? ¿Un matrimonio que tiene problemas se puede salvar realmente o está destinado al fracaso?

A continuación vamos a hablar sobre algunos problemas comunes en los matrimonios y cuáles serían los pasos a seguir para poder salvarlo en caso, de que las pareja realmente se quiera… aunque existan problemas.

Diferencias de personalidad

No hay dos personas que tengan la misma personalidad. Los rasgos de personalidad que primero te atrajeron de una persona pueden acabar siendo lo que más te irrita después. Pero, ¿las diferencias de personalidad puede ser un motivo para divorciarse de peso?

Normalmente, estas diferencias se magnifican en momentos de estrés como el nacimiento de un niño, las dificultades económicas o los obstáculos de la vida cotidiana. Si te enamoró de esa persona porque era fácil y relajado, tiene sentido que te resulte irritante cuando llega tarde a la cena o que no pueda hacer nada por su cuenta. Este tipo de personalidad despreocupada y relajada que complementó tu personalidad en su momento, ahora te pone de los nervios.

¿Cómo conciliar esta diferencia? Le permites que se ocupe de los asuntos en los que es bueno y tú te encargas de los problemas en los que eres bueno/a. Debes jugar con las fortalezas de los demás en lugar de concentrarte en las diferencias entre sí. Si haces esto, vuestro matrimonio mejorará casi automáticamente.

Necesidades emocionales no satisfechas

La mayoría de las personas deben lidiar con heridas infantiles que en ocasiones, impiden identificar cuáles son las necesidades emocionales reales. Es posible que mires a tu pareja para satisfacer esa necesidad, pero él/ella no es el/la encargado/a de satisfacer nada. No tengas creencias tóxicas en el matrimonio ni mantengas expectativas poco realistas en tu pareja porque entonces no podrás satisfacer las necesidades que son razonables.

Por ejemplo si las necesidades emocionales de una persona nunca fueron satisfechas en la infancia (nunca recibió afecto, afirmación o alabanza), tendrá necesidad de sentir esas cosas en su vida intima, en este caso en la familia que ha creado… o quizá no tenga necesidad en absoluto de esas cosas.

La terapia matrimonial o ayuda a las parejas a identificar sus necesidades emocionales y cómo satisfacerlas. Si necesitas más contacto, debes solicitarlo a tu pareja; si quieres palabras de afirmación, debes hacer saber que tales palabras son importantes para ti.

La mayoría de las veces, cuando un cónyuge no está satisfaciendo sus necesidades emocionales, el otro tampoco. Si sientes que no se están satisfaciendo tus necesidades emocionales, en lugar de solicitar el divorcio, descubre qué está pasando y busca solución. La terapia puede ser una buena solución en estos casos.

Problemas económicos

Cuando cualquiera de los cónyuges comienza a tomar decisiones económicas que no tienen en cuenta las necesidades financieras del matrimonio, el matrimonio está en problemas. Sin embargo, estar en problemas no significa que no haya una solución a esto. Si por ejemplo hay compras compulsivas, no hay que guardar el secreto, hay que buscar soluciones para que el matrimonio se una y sea fuerte. Poniendo reglas y normas ante los comportamientos que se consideran como intolerables.

La ira y el resentimiento se acumulan

La ira y el resentimiento acumulados normalmente se producen cuando una pareja tiene una incapacidad a largo plazo para comunicar sus sentimientos de ira entre sí. Entramos en matrimonio con expectativas altas e irrazonables. Cuando esas expectativas no se cumplen, puede ser difícil comunicar decepción a la pareja. Cuando la decepción y los sentimientos heridos no se comunican, la ira y el resentimiento se acumulan.

Los problemas en un matrimonio son inevitables; no discutir problemas a medida que surgen es destructivo para el matrimonio y la relación. Los problemas si se hablan, se vuelven temporales. En lugar de insistir en los problemas, las parejas felices buscan lo bueno, insisten en ello y creen que es el núcleo de su relación. No puedes detenerte en lo que funciona bien en tu relación matrimonial si solo piensas en los problemas. En lugar de divorciarte, afina tus habilidades de comunicación y elimina los resentimientos acumulados.

Falta de confianza en la pareja

La confianza tiene que ver con quién crees que es tu pareja. Crees que no te será infiel, crees que te defenderá; Crees que el amor que das será devuelto. Debido a esas creencias, tienes “confianza” en él y en el matrimonio. Cuando se comporta de una manera que nunca creíste que lo haría, la confianza se pierde.

Si se ha roto la confianza y él está dispuesto a admitir su error, a hacer cambios honestos en sí mismo, a compartir contigo la información necesaria sobre el error y asumir toda la responsabilidad por su comportamiento, se puede recuperar la confianza.

Peleas y discusiones

Cuando dos adultos están discutiendo constantemente, se están involucrando en un comportamiento tóxico. Si tienes la edad suficiente para estar casado, seguramente serás lo suficientemente inteligente como para encontrar una solución a los problemas matrimoniales que no incluya el hostigamiento y la discusión constantes.

La mayoría de las “diferencias irreconciliables” suceden cuando amamos de una manera inmadura. Como adultos que tienen un verdadero sentido de autonomía, no esperamos que otra persona satisfaga todas nuestras necesidades emocionales. No nos callamos hasta que la ira y el resentimiento envenenan nuestras relaciones y no discutimos ni nos metemos en luchas de poder con quienes son importantes para nosotros. Podemos reconocer que nuestra pareja tiene su propio sentido de sí mismo y, debido a esto, haremos o diremos cosas que a veces puedan ser incorrectas, pero lo que importa es solucionarlo.

Nadie tiene que renunciar a quién es y a lo que quiere dentro de su matrimonio. Debe ser algo razonable acerca de quién es su pareja y qué pueden dar y no culparle por no poder satisfacer necesidades irrazonables. Si te encuentras ante un divorcio o estás pensando en hacerlo, ¿podría ser porque las diferencias en tu matrimonio son irreconciliables o te niegas a buscar una manera de reconciliarlos?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.