Meningitis, prevenciones de un mal que atenta

Ante la llegada de los brotes de cualquier enfermedad, los conocimientos acerca de la prevención son importantes para evitar males mayores.

En el caso de la meningitis, se conoce que la misma es provocada por la inflamación de las membranas que envuelven el SNC (Sistema Nervioso Central), la cual puede hallar su origen en gérmenes diversos.

Existen, a su vez, dos tipos de meningitis. Por un lado, la que es causada por bacterias y a la cual se denomina meningitis bacteriana y a la causada por virus, o mejor conocida como viral.

Los síntomas que pueden estar indicando que la enfermedad se apropió del organismo de nuestro bebé son: náuseas, fiebres altas, rechazo a la luz, irritabilidad, somnolencia, en algunos casos la piel del niño puede presentar manchas rosadas. En los lactantes, puede resultar más difícil detectar la enfermedad por parte de los padres, ya que estos no llegan a expresarse. Por ello, se debe estar atento a la fiebre y a la aceptación de la leche, además del llanto permanente.

Para prevenir esta enfermedad se deben tener en cuenta una serie de ítems de importancia, por ejemplo la correcta desinfección del hogar y los útiles del bebé, desde juguetes hasta ropa.

Otro detalle de importancia es utilizar lavandina para lavar pisos y sanitarios (diluir 250 c.c. en 4 litros de agua. Los ambientes deben ventilarse diariamente y vacunar correspondientemente a los menores.

Con esta serie de prevenciones, la meningitis estará lejos de tu bebé.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *