Métodos de meditación para niños según su edad

métodos de meditación
Sabemos que la meditación nos ayuda a controlar el estrés y la ansiedad que, a veces tenemos tanto madres, como hijos ¿pero a partir de qué edad y cuáles son los métodos de meditación más adecuados según la edad de mi niño o niña? Te lo contamos en este artículo, y te damos algunos ejemplos.

A partir de los 3 años los pequeños pueden practicar la meditación de una manera aprendida. Antes hemos realizado con ellos distintas técnicas de relajación, que le han ayudado a manejar su estrés, pero es ahora cuando pueden comenzar a hacerlo de una manera más consciente y gestionar sus emociones.

Cuestiones básicas en la meditación para niños

Es muy importante, para meditar con los más pequeños, adaptar la práctica con herramientas válidas según su rango de edad. Ten en cuenta que los niños no tienen la misma capacidad de concentración que un adulto. Además inicialmente, no hay una intención previa consciente de meditar.

Los métodos de meditación se comienzan a practicar a partir de los 3 años. Los rangos de edad suelen ser: entre 3 y 4 años, de 5 a 8 años y entre los 9 y 12 años. La finalidad es que la meditación agrade y divierta al niño o la niña. El objetivo es conseguir conectar al niño con su propio interior, enseñarle a crear puentes sólidos hacia los demás y ayudarle a sentir su integración y conexión con la naturaleza y el Universo.

Una de las escuelas que trabaja el tema de la meditación para niños es la Escuela de Meditación del Universo de Ada y Zax en la que se sirven principalmente del baile consciente, la expresión creativa, las manualidades, y la diversión colaborativa. Otras escuelas manejan otras técnicas, utilizando cuentos, metáforas con la naturaleza, o elementos de su entorno más cotidiano, con las que acercar la meditación a los niños y niñas.

Métodos de meditación por edades

métodos de meditación

A continuación, a grandes rasgos te contamos los métodos y técnicas más utilizadas en niños según sus edades. 

  • Meditación para menores de 3 años, hasta 5. Basta con dejar al niño o la niña que nos acompañe en nuestra propia meditación. Cada día puedes dedicar 1 minuto a la técnica de imitar una abeja. Deben sentarse con las piernas cruzadas, y taparse las orejas con el pulgar e imitan el sonido de la abeja mientras mantienen los ojos cerrados. Sólo esto.
  • Meditación para niños de 5 a 8 años. En este rango de edad el niño se involucra más activamente. A través de actividades y juegos que impliquen una meditación. Podemos usar libros, canciones, sonidos, sin olvidar la respiración. Cualquier elemento que le ayude a enfocar la atención sirve para ayudarle a meditar. A partir de los 5 años, ya se puede introducir un mantra sencillo.
  • Meditación para niños a partir de los 9 años, hasta la adolescencia. Los niños ya son capaces de comprender algunas actitudes requeridas para meditar. Pueden hacer meditaciones guiadas a través de cuentos adaptados a su edad, que les conduzca a un auténtico estado meditativo.

Como siempre nos gusta recordar, cada niño es un universo completo. A un niño acostumbrado a ver a sus padres y hermanos meditar, le será más fácil adaptarse a estos métodos.

Técnicas que puedes aplicar en la meditación infantil

métodos de meditación

El frasco de la calma es una técnica que podemos aplicar desde los 2 años, cuando el niño o la niña tenga una rabieta. La idea es tener una bola de esas que dejan caer purpurina. Cada vez que el niño pierda los nervios, le mostramos la bola, al agitarlo, la purpurina se irá moviendo y cayendo. Poco a poco el niño se irá concentrando en esta caída y se irá relajando.

La técnica de la tortuga se emplea a cualquier edad. La niña tiene que imaginar que es una tortuga, se colocará boca abajo. Le diremos que  tiene que irse a dormir. Tendrá que ir encogiendo sus piernas y brazos muy lentamente hasta que queden debajo de su espalda. Tras unos 30 segundos así, en los que podemos masajear su espalda. Le diremos que ya ha amanecido y que puede volver a salir igual que entró.

Pintar mandalas es una actividad muy relajante que libera la mente de cualquier otro pensamiento que no sea el color. Les ayudará a desarrollar la paciencia y bajar los niveles de ansiedad. Hay otras técnicas como jugar con la memoria visual, quedarse quietos como una rana, la del globo, muy útil para niños con problemas de TDAH, o practicar yoga.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.