Mi bebé arquea la espalda

arquea espalda
Habrás visto que el llanto de tu bebé viene acompañado de movimientos, entre ellos, seguro que arquea la espalda. No te preocupes, es común en los bebés. De hecho, puede que tu hijo se ponga rígido, y arquee la espalda, para hacerte notar que no quiere que le cojas en brazos. Es una señal clara y directa, que las mamás debemos entender, para dejarlo o cambiar de posición.

Pero no solo a modo de refuerzo expresivo utilizan los bebés el hecho de arquear la espalda, también puede haber otros motivos para ello, como los gases o cólicos, que son los más comunes.  Y otros menos conocidos, como el síndrome de Sandifer. De esta y otras cuestiones, te hablaremos a continuación.

¿Mi bebé arquea la espalda porque tiene gases?

arquea espalda
Los gases son tremendamente molestos, también para el bebé. Los periodos de irritabilidad pueden llegar a durar varios días, en los cuales es frecuente que el bebé arquee la espalda. Es lo que se viene llamando cólicos, y suelen comenzar a las 4 semanas de vida. Los gases, al igual que el reflujos son bastante comunes en el nuevo sistema digestivo de los bebé. 

Para el bebé, arquear la espalda, es un modo natural de estirar el estómago y los intestinos. Esto le hace sentir un poco mejor. Por eso, puedes ver que arquea la espalda después de comer, cuando intenta hacer caca e incluso cuando está acostado o profundamente dormido. Algo parecido pasa con el reflujo.

El reflujo gastroesofágico, es común desde el nacimiento hasta los 18 meses, más o menos. Éste ocurre porque los músculos redondos que pellizcan ambos extremos del estómago cerrados aún no funcionan correctamente. Cuando el bebé siente esta molestia, arquea la espalda, para reducir la sensación que lo acompaña.

Arquear la espalda como modo de expresión

bebé

Ya hemos comentado al principio de este artículo que arquear la espalda es una manera de reforzar con el cuerpo una expresión. No es la única comunicación no verbal que tu pequeño hijo o hija tendrá contigo, y a todas estaremos atentas. Y por supuesto, estás se desarrollan de manera intuitiva.

Hay bebés que arqueando la espalda y echando la cabeza hacia atrás nos quieren decir que están molestos o frustrados. Además de llorar, gimotear y agitarse. Casi cualquier cosa puede desencadenar esta rabieta, puede tener hambre, calor en tus brazos, o sueño…sea lo que sea arquear la espalda es expresar sus necesidades. No importa cuál sea el motivo.

A medida que el bebé se acostumbra a estar boca abajo, estará fortaleciendo los músculos de la espalda y el cuello. Ya va levantando la cabeza y explorando cuánto más puede moverse. Es el momento se ir arqueando la espalda mientras está de lado, o boca abajo, para percibir sus movimientos. Es curioso cómo también elevan las cejas.

El reflejo del Moro y otros movimientos

bebé arquea espalda

Hay un reflejo del sobresalto, el llamado reflejo del Moro, presente en la mayoría de los bebés cuando escuchan un ruido fuerte o repentino. O si sienten que se están cayendo o si se mueven de repente. Este sobresalto hará que tu bebé se estire repentinamente, con las piernas hacia adelante y los brazos hacia atrás. De manera complementaria, su cabeza se sacude hacia atrás, haciendo que su espalda se arquee. Este sobresalto suele desaparecer cuando el bebé entre los 2 y 4 meses.

Que tu bebé tenga convulsiones no significa que tenga epilepsia. Las convulsiones en los recién nacidos no son lo mismo que las convulsiones o la epilepsia en los niños algo mayores . En las primeras semanas de vida pueden tener movimientos y comportamientos similares a las convulsiones. Estos pueden durar unos segundos. Puede que tu bebé pase repentinamente de muy tranquilo a parecer muy rígido o congelado.

El síndrome de Sandifer es una condición de movimiento poco común que se asocia con el reflujo. Provoca un grave arqueamiento de la espalda que puede durar hasta 3 minutos, y producirse hasta 10 veces al día. A veces puede confundirse con una convulsión. Otros síntomas del síndrome de Sandifer incluyen inclinación de la cabeza hacia un lado, asentir con la cabeza, mala alimentación, vómitos y ciertos problemas con los movimientos oculares.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.