Mi bebé está ardiendo pero no tiene fiebre

recién nacido durmiendo

Hay momentos en los que puedes notar que la cabeza de tu bebé está caliente, pero al tomarle la temperatura con un termómetro ves que no tiene fiebre. Si la cabeza de tu bebé está muy caliente pero no tiene fiebre, la razón no tiene por qué ser necesariamente negativa. 

De hecho, es un asunto común y rara vez preocupante. Varios factores externos o ambientales pueden hacer que la cabeza del bebé se caliente y parezca fiebre. La razón es a menudo simple y fácil de distinguir. Por eso, vamos a ver qué puede pasar y cómo aliviar el calor de tu bebé.

¿Por qué tu bebé está caliente sin tener fiebre?

mujer y su bebé en la playa

Vamos a ver a continuación algunas de las condiciones y factores por los que un bebé puede estar ardiendo sin que tenga fiebre. Esas condiciones son las siguientes:

  • Habitación cálida. Si en la habitación donde se encuentra el bebé está incómodamente caliente, su cabeza puede calentarse más que el resto del cuerpo. Esta situación es más común en zonas de clima cálido y húmedo.
  • Ropa abrigada. Si vistes a tu bebé con ropa inadecuada para la temporada, lo más probable es que su cabeza suba su temperatura. Incluso ponerle gorro durante el invierno puede hacer que su cabeza esté más caliente que el resto del cuerpo.
  • Clima cálido. Si el clima es cálido o si estás al aire libre bajo la luz del sol, la cabeza del bebé puede calentarse sin que tenga fiebre.
  • Posición de la cabeza. Si el bebé se acuesta boca arriba durante demasiado tiempo, como cuando se acuesta para dormir por la noche, es probable que su cabeza se caliente más sin que tenga fiebre.
  • Estrés y llanto. El llanto y el estrés pueden provocar una temperatura corporal elevada debido a cambios bioquímicos dentro del cuerpo del bebé. El aumento de la temperatura podría ser más evidente en la cabeza o en la frente. En estos casos, el bebé habría vivido una situación estresante, como ansiedad por separación, que le habría hecho llorar.
  • Dentición. La dentición puede causar un ligero aumento de la temperatura corporal, que puede ser más evidente alrededor de la cara y la cabeza. Puedes comprobar si hay otros signos de dentición, como encías rojas e hinchadas, y que el bebé tenga ganas de morder objetos para calmar sus encías irritadas.
  • Actividad física. Cualquier actividad puede provocar un aumento de la temperatura corporal. Es probable que los bebés más mayores que gatean o caminan tengan la cabeza caliente al tacto durante las actividades físicas.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos pueden interferir on los procesos termorreguladores del cuerpo. Puede aumentar la temperatura corporal general o hacer que una parte específica del cuerpo, como la cabeza, se caliente más.

¿Qué hacer si la cabeza de tu bebé está caliente pero sin fiebre?

bebé sonriente con dientes

Si notas que la cabeza de tu bebé está más caliente de lo normal, revisa su temperatura corporal con un termómetro. Se considera fiebre en los bebés cuando la temperatura corporal es superior a 38ºC. Si el bebé no tiene fiebre, indica que su cabeza está más caliente que el resto del cuerpo. Veamos ahora algunas consideraciones a tener en cuenta si notas a tu bebé ardiendo pero no tiene fiebre.

  • Viste a tu bebé adecuadamente. Su el clima es cálido o húmedo, asegúrate de que el bebé esté vestido con una tela natural y transpirable. Una temperatura superior a 23ºC suele considerarse caliente para los bebés. Evita las capas para que no se sobre caliente. Cuando hace mucho calor, puede ser más recomendable usar un pañal y una blusa fina de algodón. Igualmente, mantén al bebé caliente con ropa transpirable, así como el colchón donde duerme. Permite la ventilación de las habitaciones donde esté para que el aire circule adecuadamente.
  • Comprueba la temperatura ambiente. La temperatura ambiente también puede influir en su temperatura corporal. Lo ideal es mantener una temperatura de 18 a 21 ºC en todas las estaciones del año. Los bebés no se adaptan bien a los cambios de temperatura, por lo que es importante mantener un rango estable de temperatura.
  • Revisa las condiciones que alteran la temperatura de tu bebé. Adapta la actividad al aire libre al clima, es decir, pasea con tu bebé en el exterior por las mañanas temprano o al final de la tarde, evitando las horas centrales del día en verano. Es importante también que lo mantengas bien hidratado porque la deshidratación también puede subir la temperatura corporal. Si su temperatura sube por la dentición, ofrécele mordedores con los que calmar la irritación por las encías inflamadas.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.