Mi bebé gruñe y hace fuerza

bebé acostado llorando

Desde recién nacidos hasta que son niños pequeños, los bebés pueden emitir gruñidos en diferentes momentos del día y de la noche. A algunos padres les preocupa que estos sonidos sean una señal de que algo malo sucede. Pero la mayoría de las veces, los gruñidos de un bebé son perfectamente normales. Los gruñidos suelen estar relacionados con la digestión. El bebé gruñe porque simplemente se acostumbra a la leche materna o a la fórmula. Puede tener gases o presión en el estómago que los hace sentir incómodos y aún no han aprendido cómo manejar las cosas.

Si bien la mayoría de los gruñidos son normales, hay que prestar atención si el bebé gruñe con cada respiración, si tiene fiebre o parece estar angustiado. Esto podría ser señal de un problema respiratorio más serio y necesitaría atención médica inmediata

¿Por qué gruñe un bebé?

bebé con dolor en brazos

Durante el sueño puede gruñir

Los bebés hacen todo tipo de sonidos mientras duermen desde su nacimiento. Su sueño es a menudo inquieto. A veces el bebé puede dormir tan profundamente que produce sonidos fuertes, pero también puede deberse a un sueño inquieto. Los gruñidos son un sonido normal que los bebés hacen durante el sueño, junto con gorgoteos, chillidos y ronquidos. Pueden despertarse varias veces o estar casi despiertos durante las horas de sueño.

La mayoría de estos sonidos son completamente normales y no indican ningún problema de salud o respiratorio. Sin embargo, si te preocupa que no pueda respirar bien tu bebe puedes tomar las siguientes precauciones:

  • La ropa de tu bebé está suelta, pero no demasiado.
  • La temperatura del cuarto donde está es adecuada, no tiene ni demasiado frío ni demasiado calor.
  • No hay nada en su cuna más que una sábana ajustable.
  • Están envueltos o llevan una prenda de dormir abrigada, no están cubiertos por mantas o sábanas.
  • Tu bebé está boca arriba en la cuna.
  • El colchón de la cuna es firme, no es bueno que el colchón sea blando.

Un bebé gruñe por estreñimiento

Los bebés suelen tener un poco de dificultad para evacuar las deposiciones. Cuando nos ponemos de pie, la gravedad ayuda a que las heces salgan del cuerpo. Pero los bebés suelen estar en posición horizontal, por lo que puede ser más difícil para ellos. Tu bebé puede gruñir y hacer fuerza cuando está tratando de expulsar una evacuación intestinal resistente.

Es fácil saber si tu bebé está estreñido. Si sus heces son duras, o si llora cada vez que ensucia su pañal, lo más probable es que tenga estreñimiento. Si este es su caso, nunca le des laxantes o enemas a menos que sea bajo la supervisión de su pediatra, así que acude a su médico si piensas que tu bebé está estreñido. Lo más probable es que te aconseje que beba más agua o zumo de frutas. En cambio, si aparte del estreñimiento tu bebé presenta fiebre, vómitos, sangre en las heces o si notas su vientre hinchado, busca atención médica de urgencia.

Mucosidad en la nariz y fosas nasales

bebé llorando en la cuna

Los bebés tienen una nariz y unas fosas nasales muy pequeñas, y los recién nacidos también suelen tener mucha mucosidad. Esto no es debido a ninguna enfermedad, es simplemente que su sistema respiratorio está en pleno desarrollo. Esto puede ser muy molesto al respirar porque normalmente respiran por la nariz ya que así facilitan la alimentación.

Es fácil que su pequeña nariz se tapone, provocando ruidos extraños como gruñidos, tos y estornudos. Si esto sucede, ayúdale a limpiar sus fosas nasales usando un aspirador nasal o utilizando una solución salina para bebés. Si gruñera con cada respiración a pesar de limpiarle las fosas nasales, coméntaselo a su pediatra lo antes posible.

Un bebé gruñe por el reflujo ácido

Algunos bebés tienen reflujo ácido. Esto puede causar gorgoteos y gruñidos durante la digestión. Los músculos de su sistema digestivo aún se está desarrollando, por lo que el músculo que hay entre el estómago y el esófago no siempre permanece correctamente cerrado. El hecho de que los bebés estén acostados la mayor parte del tiempo favorecen a este problema.

La mayoría de los casos de reflujo ácido infantil son completamente normales. La regurgitación es el resultado de este problema. La mayoría de los bebés regurgitan de vez en cuando. Sin embargo, si el reflujo infantil va acompañado de alguno de estos síntomas podría ser indicio de un problema más serio que debería tratar un médico. Estos síntomas son:

  • El bebé no aumenta de peso
  • Vómitos forzados frecuentes
  • La regurgitación es verde, amarilla, roja o marrón
  • No quiere comer
  • Tiene sangre en las heces o en el pañal

Si tu bebé regurgita mucho, gruñe mucho después de comer y tiene alguno de los síntomas mencionados, consulta con su pediatra cuanto antes para que lo examine y diagnostique.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)