Mi bebé no eructa: ¿es malo?, ¿qué puedo hacer?

Bebé amamantar eructo

Después de dar de mamar al bebé esperamos que «responda» con un eructo. Como si fuera un símbolo de agradecimiento o una forma de saber que ha comido bien y ha digerido la leche. Que el pequeño eructe nos da esa tranquilidad que no acabamos de entender, pero hace que dejemos de preocuparnos, o al contrario, si no lo hace, ya nos ponemos las manos a la cabeza pensando que algo le pasa. Veamos cuándo es realmente necesario estimularlo y cómo hacer eructar al recién nacido.

¿Es necesario que un bebé eructe siempre después de comer?

Muchas madres primerizas piensan que eructar es la única forma de asegurarse de que el bebé haya digerido bien la leche después de darle de mamar. Pero, ¿es realmente fundamental que el bebé eructe después de tomar la leche? Y si no lo hace de forma espontánea, ¿es necesario ayudarlo a eructar? En este artículo intentaré resolver estas dudas y otras sobre los eructos y los bebés.

Si el bebé está tranquilo y no tiene cólicos ni dolor, podemos estar tranquilos. Incluso si no ha eructado. Lo único que debemos recordar es tratar de mantenerlo en posición vertical al menos 10/15 minutos después de haberle dado de comer, para ayudarlo a digerir y evitar regurgitaciones excesivas.

Hay bebés que eructan después de cada toma y otros que no eructan nunca. Durante los primeros meses también podemos encontrar diferencias entre los bebés amamantados y los que toman biberón, luego veremos por qué.

Que un bebé no eructe después de comer no significa que le pase nada malo. Si el bebé coge bien el pecho será difícil que trague aire, entonces no tiene por qué eructar, no es necesario que expulse ningún aire.

No hay una regla absoluta sobre los eructos de los bebés al comer. Ya hemos visto que hay niños que no lo necesitan. Así que tratemos de entender quién necesita eructar y cómo hacer que lo haga si no le sale por sí solo.

¿Qué pasa si un bebé no eructa cuando ha tragado aire?

Si el bebé se agarra al pecho incorrectamente o succiona demasiado rápido es cuando traga aire, aparte de la leche. En este caso sí que debería eructar. Si no expulsa el aire se le quedará en el estómago. Esto le puede provocar dolores, pequeños cólicos y/o regurgitación. Por eso, en este caso, es importante que el bebé eructe.

biberón bebé eructo

¿Cuándo debe eructar el bebé?

Los bebés pueden tragar aire mientras comen, sobre todo si beben muy rápido porque tienen hambre. Suele suceder con más frecuencia si se usa biberón porque la leche fluye con mayor facilidad por la tetina y el bebé debe ingerir más rápido. Aunque también le puede pasar al bebé que está amamantado, sobre todo sino ha comido desde hace un buen rato o si el pecho de la madre está muy lleno.

«Los eructos deben hacerse al final de la comida para expulsar el exceso de aire».

Cuidado que esta tampoco es una regla de oro. A veces es mejor que eructe a la mitad de la toma porque si ha tragado mucho aire puede hacerle sentir una sensación momentánea de saciedad. En poco tiempo volverá a tener hambre.

¿Cómo saber si necesita eructar?

Si durante la toma el bebé comienza a arquear la espalda y a girar la cabeza, rechazando la leche, probablemente necesite eructar Hay que darle un descanso de la toma y colocarlo en posición vertical para estimular el eructo.

¿Cómo conseguir que el bebé eructe?

Hay bebés que eructan apenas terminan de comer. Y otros que necesitan ser estimulados. Si el bebé no eructa espontáneamente podemos probar algunas formas sencillas de ayudarlo.

Si intentamos estimularlo y pasados unos minutos todavía no lo ha hecho, no hay necesidad de presionarlo. Puede que lo haya hecho sin que nos hayamos dado cuenta o que no sea necesario que eructe. Muchos bebés, además de eructar, también regurgitan o tiran un poco de leche. Esto suele ser normal y no hay necesidad de preocuparse.

Para ayudar al bebé a eructar hay 3 posiciones que podemos probar:

madre amamantando a bebé

Posiciones para que el bebé eructe

  1.  En primer lugar, debemos sostener al bebé en posición vertical, con la cabeza apoyada en el hombro. Con una mano se puede sostener al niño y con la otra darle pequeños golpecitos en la espalda. Lo más recomendable es no permanecer parado si no hacerlo caminando por la habitación. El balanceo que se genera al movernos y los golpecitos ayudan a que el bebé expulse el aire.
  2.  Otro método para hacer que el bebé eructe es estando sentados. Esta suele ser la más habitual. Debemos sentarnos en una silla y colocar al bebé sobre el regazo, de lado. Con una mano hay que sujetarle el pecho y la cabeza para que se quede erguido y con la otra darle unos golpecitos en la espalda.
  3. El tercer método consiste en mantener al bebé en el regazo, acostado boca abajo. Con una mano hay que sujetarle la cabeza, de forma que quede más alta que las piernas, y con la otra masajearle la espalda.

Si os ha gustado el artículo no dudéis en compartirlo con vuestras amistades. Y si tenéis cualquier duda dejad vuestra pregunta en los comentarios. Os responderemos encantadas y cuanto antes.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.