Mi bebé no quiere dormir en su cuna, ¿qué puedo hacer?

Cuna en la habitación del bebé.

Hay bebés que rechazan la frialdad de la cuna y no quieren dormir en ella.

A algunos padres les preocupa que sus hijos no quieran dormir en su cuna. Pese a que no reviste gravedad hay algunas acciones que pueden llevarse a cabo y facilitar así el inevitable paso. A continuación algunas recomendaciones.

El contacto del bebé con sus padres

Sin que resulte extraordinario, el bebé quiere y necesita el contacto con sus padres. El bebé se siente protegido cuando está cerca de sus padres, y se relaja para dormir cuando se siente acompañado. No ha conocido la soledad ni la desatención, con lo que reclama lo que le hace sentir bien y a salvo. La cuna es un espacio poco cálido, poco acogedor y alejado de los padres.

Es habitual que un bebé se tranquilice en los brazos de su madre, escuchando su voz o percibiendo su aroma. Cuando el bebé se ve solo, llora, y le cuesta dormirse. Frecuentemente al bebé le supone un problema dormirse solo en la cuna, algunos ni siquiera quieren estar en ella aunque los padres estén al lado. El medio físico supone una barrera entre ambos. Todo depende de cómo se hayan producido las primeras noches tras nacer.

La cuna y el bebé

Bebé duerme en la cama de sus padres.

El bebé demanda el contacto con los padres. En el caso de que ellos quieran que duerma solo en la cuna será necesaria mucha paciencia.

Hay padres que desde recién nacido han pasado a su hijo a la cuna y no les ha supuesto un problema. Probablemente tengan la cuna al lado de su cama y en su habitación, y el niño se encuentre tranquilo. Es también un aspecto a tener en cuenta que el niño tome pecho, con lo que el contacto piel con piel se hace más necesario, y la separación más complicada para madre e hijo. Si pese a que los padres están cerca de su cuna el bebé no quiere dormir solo, se dan varias posibilidades:

  • No enfadarse con el niño: Es muy normal que quiera estar con sus padres, y enfadarse con él no va a mejorar las cosas, sino que se sentirá rechazado. Se llama “ansiedad por separación” y ocurre en niños de pocos meses. El apego lógico por la madre, le hará sentir miedo a ser abandonado.
  • Las minicunas: Pueden ajustarse a la cama de los padres y no hay una barrera entre ambos, ya que se quitan los barrotes de un lateral. Los padres pueden tocar al bebé y el bebé puede ver a sus padres más cerca de él.
  • Paciencia: Si los padres desean que esté en la cuna, es necesario paciencia y dosis de mimo y atenciones. El niño deseará que le canten, toquen, acaricien, sentir a sus padres hasta que se quede dormido en la cuna. Seguramente será preciso tiempo hasta que logre dormirse solo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.