Mi bebé se ha caído de la cama: consecuencias

Mi bebé se ha caído de la cama

Cuando un bebé se ha caído de la cama lo más probable es que entremos en pánico. Sin embargo, en un momento de reflexión hay que mantener la calmar e intentar evaluar si ha sufrido algún tipo de daño, aunque la mayoría de este tipo de accidente se suelen quedar en un susto.

En la mayoría de los casos solemos ser los propios padres que hacemos un diagnóstico rápido en el momento y observamos que no por ello debemos de acudir a urgencias. Pero dentro de la duda no sabemos si por algún tipo de indicio que se pueda derivar, nos acredite que teníamos que haber hecho una evaluación más precisa y acudir a un médico.

¿Qué es lo primero que hay que hacer si se ha caído de la cama?

Lo primero de todo hay que hacer una evaluación y observar en qué parte se ha golpeado. Se ha podido haber golpeado en las extremidades, abdomen o espalda, pero una de las partes que más nos preocupa es en la cabeza.

Si observamos que le ha salido un chichón en la cabeza podemos poner un poco de hielo para que la hinchazón disminuya. La mayoría de este tipo de lesiones suelen ser benignas, pero habrá que atender si el bebé presenta vómitos, demasiado somnolencia o actúe de forma extraña.

¿Qué hacer si se ha golpeado la cabeza?

Si el golpe recibido ha sido principalmente en la cabeza puede llegar a ser una grave lesión en el cráneo del cerebro y para ello debemos de vigilarle. Como ya hemos explicado puede salir un chichón e intentar calmarlo con un poco de hielo. Por otro lado, si se ha llegado a formar una herida pequeña habrá que tener que tapar la hemorragia.

Si el bebé sangra demasiado y no hay manera de cortar su hemorragia hay que acudir al hospital lo más rápido posible y siempre presionando suavemente la parte dañada con una gasa.

Bebé acostado

¿Cuándo los vómitos son preocupantes?

El vómito es preocupante si inmediatamente de darse el golpe comienza a vomitar, en este caso significa un traslado urgente a la clínica. Pero hay bebés que por el intenso llanto se irritan y después vomitan. En este caso habría que esperar a ver si ha algún tipo de reacción anómala en conjunto, sino se puede llegar a esperar que seguramente no haya sido nada.

Si después de un vómito ocurren muchos más y no cesan es motivo para llevarlo a urgencias. Todo tiene que ir en consonancia con un fuerte dolor, si el niño se queja, llora y grita mucho entonces el problema puede ser grave.

Confundido y desorientado

Si el bebé tiene un comportamiento extraño de desorientación, confusión o que incluso haya perdido la conciencia, será motivo para para que recurra a urgencias. Incluso las convulsiones también no son nada recurrentes y hay que darle prioridad, al igual que si no puede ver, hablar o moverse.

Otros tipos de consecuencias

Bebé acostado

El sangrado por los oídos o las fosas nasales tras el golpe debe ser motivo para llevarlo a urgencias. También es importante observar que no haya sangre en la parte blanca del ojo. Otro de los casos de gravedad es cuando podemos ver a simple vista que algunos de sus brazos, piernas o cualquier parte de su cuerpo no presenta una correcta anatomía y puede que esté deformado. En este caso puede que tenga una fuerte contusión o rotura.

No obstante, puede ser una caída más como otras que ya hayan producido sin más consecuencias. La decisión estaría en intentar evaluar al bebé y ver que en las próximas horas evoluciona correctamente. Su observación debería estar presente al menos en las siguiente 24 horas.

Para futuros incidentes siempre debemos de asegurarnos que la cuna o cama dónde duerme esté bien protegida para que no pueda caerse al suelo. Las cunas ya vienen equipadas con sus correspondientes barrotes, pero si el niño ya es bastante grande y se escapa habrá que colocar un suelo acolchado para que no se haga daño al caer. Otro remedio que puede funcionar es que si duerme en una cama, colocar una barrera protectora, y para saber mucho más de ello puedes leer nuestro artículo sobre cómo escoger la correcta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.