Mi bebé tiene legañas, ¿Qué le ocurre?

Mi bebé tiene legañas

Muchos bebés sufren a lo largo de su crecimiento algún episodio con problemas en los ojos. Este malestar se suele manifestar con un trastorno en el lagrimeo que suele ocasionar un gran aumento de legañas que van acompañadas de mucosidad amarillenta a lagrimeo en los ojos en el bebé.

Este episodio se suele manifestar de forma drástica a la hora de su despertar, dónde aparece uno o dos de sus ojos demasiado pegados y con demasiadas legañas que se acumulan en el ángulo interior del ojo. Hay que diferenciar el tipo de legaña, sin son claras y fluidas pueden ser pasajeras, pero cuando presentan otros síntomas hay que tomar precaución.

Tipos de legañas en el bebé y motivos

Las legañas que reaparecen en los ojos de nuestro bebé pueden indicarnos el tipo de síntoma que tiene dependiendo de su color. Cuando se presenta amarillenta, con mucosidad y lagrimeo constante puede derivarse de una infección en la zona nasofaríngea.

En esta ocasión nos está indicando la aparición de una conjuntivitis neonatal y que suele afectar sin duda a los ojos de un recién nacido. Consiste en la irritación y afección de la parte blanca del ojo y de la parte interna de los párpados dónde su drenaje se formará en un líquido espeso con apariencia de pus. Sus motivos pueden estar derivados por una exposición a productos químicos que irrita los ojos o a infecciones bacterianas o virales, que hacen que se obstruyan los conductos lagrimales.

Mi bebé tiene legañas

Un pequeño resfriado o gripe también hace que el bebé pueda presentar ojos hinchados con presencia de lagrimeo y legañas. En este caso hay que reforzarlo con una buena alimentación rica en vitamina C y una buena limpieza en los ojos.

Otra de las razones en cuando el canal lacrimal queda obstruido. Es muy habitual su presencia en bebés recién nacidos y no se resuelve por cuenta propia hasta que no llegue a cumplir un año de edad. Por inmadurez o por conductos demasiado pequeños en esta zona, las lágrimas no se drenan con normalidad.

Las lágrimas que se forman en la glándula lagrimal sirven para lubricar los ojos y los párpados no son capaces de barrer el líquido, sino que lo hacen los conductos drenándolos por la nariz. Sin embargo, este conducto queda bloqueado haciendo que se produzcan ojos llorosos y la formación de una sustancia pegajosa.

Cómo limpiar los ojos del bebé

En cualquiera de los casos es aconsejable limpiar los ojos del bebé para que pueda tener mejor higiene y que no consiga que avance a peores consecuencias. Todos los días como hábito en sus baños se puede lavar la cara y ojos del bebé solamente con agua para limpiar la zona.

Para limpiar la zona cuando ya está afectada usaremos gasas o compresas esterilizadas y no algodones porque pueden quedar restos impregnados en los ojos. Untaremos las gasa con suero fisiológico o agua hervida.

Mi bebé tiene legañas

En el momento de limpiar debemos arrastrar la compresa desde la zona del lagrimal hacia afuera, para no obstruir el canal lagrimal. Un dato muy importante es usar una gasa o compresa por cada ojo y no compartir la misma.

Limpiar la parte de la nariz también es importante, ya que si se mantiene libre también ayuda a que el canal lagrimal pueda estar libre de secreciones. Si la nariz está obstruida, el canal lacrimal también se verá afectado. Su limpieza se hará primero en la parte externa con un bastón untado en suero fisiológico y con la ayuda de un aspirador nasal limpiaremos la parte interna.

Hay bebés que presentan cuadros de legañas demasiado gruesas y amarillas, siendo incluso difícil hacer su limpieza debido a cómo se ha quedado de incrustado después de una siesta o recién levantado de la cama. En este caso estamos hablando de algo más serio, dónde el niño incluso casi no puede abrir los ojos. Bajo nuestra responsabilidad hay que acudir al pediatra de forma inmediata o la supervisión de un oftalmólogo por si precisara de algún tratamiento especial.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.