Mi hija adolescente quiere ser un chico

Los padres deben prestar mucha atención a las señales persistentes que lanza su hija. Deben captar esas señales y tomarlas en serio. Es decir, no deben tratar de alterar por la fuerza la dirección en la que parece estar yendo la niña. Si tu hija muestra constantes signos de su identidad o de que su expresión de género no coincide con el género que se le asignó al nacer, los padres deben ser conscientes de ello y permitir que la niña viva en función de su identidad expresada de manera clara y contundente. Si tu hija adolescente quiere ser un chico, escúchale.

Uno de los mayores errores de los padres es tomar una actitud demasiado rígida, obligando a la niña a actuar como alguien que no es. Por eso es importante brindarle apoyo. Una niña que no es reconocida como niño por sus padres durante la adolescencia, puede hacer que se vuelva más rebelde, que desarrolle problemas de salud mental e incluso que intente suicidarse.

Cómo saber si tu hija es transgénero

chica con bandera lgtbi

Que una niña prefiera jugar con juguetes de niños, o a juegos tradicionalmente etiquetados como “de chicos” no es raro. No es una seña de su identidad de género, así que si la viste de más pequeña jugando con juguetes «de niños» no pienses que de adolescente quiere ser un chico por eso. Hoy en día es menos habitual la segregación por género de juegos y juguetes, y esto es una muestra de que nuestra cultura está cambiando. No hay nada malo en que un niño juegue con una casa de muñecas o que una niña se interese por los coches. Un niño o niña transgénero irá más allá de eso.

Durante la adolescencia es importante tener los ojos bien abiertos porque es cuando los niños y las niñas comienzan a buscar su identidad. Aunque probablemente haya mostrado pistas más o menos claras durante su infancia. Probablemente tu hija haga comentarios del tipo “no soy del género que crees que soy” o “¿por qué Dios se equivocó conmigo?”, por ejemplo. Si tu hija es insistente, constante y persistente con este tipo de mensajes, hay que prestarle especial atención porque puede que esté confusa y pasándolo mal.

Qué hacer si tu hija adolescente quiere ser un chico

chica adolescente con gorra

Lo primero que hay que hacer es encontrar un profesional capacitado en cuestiones de género que le ayude a pensar en ello, ya que afrontar el asunto por cuenta propia es difícil. Algunas personas acuden a grupos de apoyo o intentan conocer a personas que estén en la misma situación. Pero dado que el camino que le espera a tu hija es largo, es más recomendable ponerla en manos de un psicólogo especializado en cuestiones de género.

La mayoría de los padres creen que apoyan a sus hijos, pero decirle a tu hija, por ejemplo, que el peinado que quiere es ridículo para una chica, puede crearle sentimientos de inseguridad y vergüenza. Este tipo de comentarios, aunque no sean malintencionados, es la razón por la que tenemos niveles tan altos de ansiedad, depresión, retraimiento social o mala conducta en la escuela. Si tu hija adolescente quiere ser un chico, dale el apoyo emocional y familiar que necesita para afrontar el largo camino que le espera.

Educación para comprender los problemas de género

identidad de género

Es importante que en casa entienda que el problema no está en ella, sino en el mundo en el que vivimos tan encorsetado y lleno de prejuicios. Por esto, desde casa hay que apoyarle para crearle un mundo más seguro. Es decir, si tu hija adolescente quiere ser un chico, en vez de actuar como un agente de opresión diciéndole que ciertos comportamientos no los puede hacer por no ser adecuados para chicas, actuar como una figura conciliadora. El objetivo es que no se quede con el mensaje de que es un “bicho raro”, sino que al mundo aún le queda mucho por aprender.

En muchas ocaciones, se asocia la identidad de género con problemas de salud mental, cuando en la mayoría de los casos esos problemas de salud mental son ocasionados por la discriminación. La discriminación es la que crear los verdaderos problemas, y eso se combate con educación. Si tu hija está diagnosticada con disforia de género, esto solo significa que no se reconoce como mujer y eso la angustia. Por tanto, lo lógico sería ayudarla a cambiar su género para que pueda encontrar la plenitud física y personal.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)