Mi hija es una manipuladora

Mi hija es una manipuladora

Hay niños que en determinados casos se convierten en grandes manipuladores, en algunos casos encontramos que una hija es totalmente manipuladora tanto con los padres como con sus amistades. En estos casos hablamos de una etapa infantil dónde los niños son como esponjas, pero con un comportamiento y actitud asimilado de alguien de su entorno.

Estos momentos de manipulación suelen suceder en momentos cuando tu hija no quiere ir a algún sitio, cuando finge por no ir al colegio o que tenga una gran rabieta cuando quiere ir a jugar al parque y no se pueda ir. Incluso son grandes manipuladores con ciertas personas, con el padre o la madre, dependiendo de quién tenga más debilidad.

¿Cuándo una hija se puede volver manipuladora?

En el momento de que los niños comienzan a tener pequeñas responsabilidades es cuando comienzan a buscar respuestas para no poder ejecutar lo que tienen que hacer. Es a partir de los 4 años cuando tienen el conocimiento de observar que las personas mayores tienen deseos e intenciones. Saben que gracias a su pensamiento consiguen objetivos y eso también lo aplican a su día a día.

La manipulación dentro de casa

Las niñas al igual que los niños comienzan a manipular la vida de sus padres poco a poco, irán incluyendo pequeñas formas o actos para salirse con la suya. Hay niñas manipuladoras con el deseo de castigar a sus padres actuando de forma desagradable.

Puede que la niña quiere que la compres algo o quiera hacer algo en un momento puntual. Ante la negativa de alguno de los padres por no ceder es aquí cuando comienza la manipulación y es bastante consciente. La niña puede hacer chantaje con no querer ir a algún sitio, no hacer los deberes…y para evitar ese sufrimiento los padres ceden a sus caprichos.

En otros casos la niña puede ser una auto castigadora, sino se sale con la suya puede hacerse daños golpeándose o cogiendo algún juguete o bien preciado y romperlo. En esta ocasión se produce un sentimiento de culpa y captan la atención de los padres en su totalidad.

Mi hija es una manipuladora

Hay niñas que utilizan su manipulación hasta tal extremo que puede involucrar a los padres en mentiras. En este caso las niñas utilizan sus pensamientos e imaginación para conseguir lo que quieren. Pueden llegar a relatar sucesos que nos han pasado, como si los han pegado, maltratado o castigado cruelmente si no hacen lo que se les ordenaba.

La manipulación con los amigos

Aquí las niñas observan que se salen con la suya en casa, y de igual forma saben que lo pueden hacer también con los amigos, sobre todo con las amistades de su misma edad. Las chicas utilizan mucho las estrategias cooperativas o sociales para resolver los tropiezos con sus amistades.

Los niños para poder salirse con la suya utilizan la forma verbal o incluso las amenazas físicas. Las niñas utilizan más las estrategias junto con los actos y el habla. Aquí están usando los enredos en las relaciones, discusiones, malmeten frases con engaño, hacen omisión o ignoran a una amiga o amigo, como no invitándole a un acontecimiento.

¿Cómo podemos ayudar a nuestra hija manipuladora?

Los niños manipuladores son objeto de imitación de los padres. Saben que los padres utilizan la misma herramienta de manipulación con ellos para conseguir ciertos objetivos, por lo que ellos también lo adoptan.

Intenta no utilizar el mismo juego de manipulación con ellos, utiliza la disciplina en vez de la manipulación, pero esta vez con amor y con una gran sonrisa. Nuestros pequeños gestos de manipulación son: “si me das un beso te doy un caramelo”, “ponte el pijama o no te leo un cuento”, “deja de llorar que te va a mirar todo el mundo”, etc.

Mi hija es una manipuladora

Esta forma de actuar es totalmente inconsciente por parte de los padres, pero hay que saber como calibrar las palabras para que no cedan en lo que son. Se pueden pedir las cosas o utilizar la disciplina sin hacer el intento de manipulación. Poner una sonrisa o mandar hacer algo, pero con amor, hará que preste mucha más atención a tus peticiones.

Cuando observes que tu hija está manipulando no hay que ceder a sus peticiones y chantajes. Hay que mantener el control y la calma, no dejarte llevar por sus llantos y por sus intentos de culpabilizarte. Hay que hacerle entender que tiene que sopesar lo que se ha dictaminado y que conseguirá lo que desea con mejores modales y cuando se comporte de distinta forma.

Como conclusión es mejor utilizar el acto de conciliación, hay que mantenerse firme y poder enseñar el mejor camino con mucha paciencia. Si la conducta comienza a surgir efecto y es positiva, no debe de faltar su recompensa. Hay que dejar claro que no siempre hay que conseguir lo que se desea por capricho y así podrá lidiar mucho mejor con la frustración.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.