Mi hijo es cruel con los animales

Mi hijo es cruel con los animales

Descubrir que un hijo es cruel con los animales puede ser devastador, especialmente para aquellos padres y madres que en casa inculcan el respeto por todos los seres vivos. En muchos casos es algo que se pasa por alto, enseñar a los niños a cuidar de las plantas, respetar y cuidar a los animales e incluso, que todos los seres vivos tienen un papel importante para la vida en este planeta.

Encontrar las causas por las cuales un niño es cruel con los animales, es fundamental para poder reconducir esta conducta. Quizá se trate tan solo de una cuestión de desinformación, quizá el niño esté repitiendo esta mala conducta de otros niños e incluso, es posible que ni siquiera sea consciente del daño que está causando a otro ser vivo.

Qué se entiende por crueldad animal

Los niños no saben que existen otros seres vivos además de las personas, para ello, es necesario que alguien se lo enseñe. Para eso reciben una educación escolar desde muy pequeños, que incluye el conocimiento del medio entre otras muchas lecciones fundamentales. Sin embargo, más importante aún que la educación escolar es la que se recibe en casa, la que aporta valores entre los que se incluyen la solidaridad, la empatía o el respeto.

El movimiento por los derechos de los animales traspasa fronteras, cada vez más personas luchan contra el maltrato animal. Ese que en muchos casos, está socialmente aceptado, como las corridas de toros o la caza. Por lo tanto, la definición concreta de la crueldad animal hace referencia a causar daño de forma innecesaria, incluso la muerte, a los animales.

¿Por qué algunos niños maltratan a los animales?

Mi hijo es cruel con los animales

Hace algunos años el maltrato hacia los animales estaba socialmente mejor visto. La sociedad no juzgaba, ni criticaba a las personas que trataban mal a los animales, ni existían leyes que velaban por sus derechos. Para muchas personas, tener un animal significa tener el derecho de hacer con ese animal lo que se desee, sin tener en cuenta que es un ser vivo que sufre como todos los seres vivos cuando se les inflige un daño.

Afortunadamente, hoy en día la sociedad en general está más concienciada sobre este tema. Cada vez más personas recriminan el daño a los animales y ya no está bien visto el tratar mal a un animal porque sí. Por lo que, aún resulta más difícil de entender que un hijo sea cruel con los animales. Especialmente ahora que existe una gran conciencia sobre los derechos de los animales.

Según los especialistas, existen varias razones por las que un niño puede ser cruel con los animales:

  • Por encajar en un grupo: Una conducta muy habitual, imitar lo que hacen otros solo para encajar en el grupo, aunque no se esté de acuerdo con lo que hacen.
  • Para poner a prueba sus límites: Algunos niños causan daño a los animales en distintos grados, solo para poder ponerse a prueba a sí mismos, ver hasta donde son capaces de llegar.
  • Por controlar al animal: En el caso de animales domésticos, algunos niños utilizan la fuerza para somatizar a la mascota.
  • Para castigar al animal: Los animales tienen instinto y es habitual que ataquen cuando se sienten el peligro. Algunos niños maltratan a los animales como castigo por el daño que cualquier otro animal ha podido hacerles en cualquier circunstancia.
  • Diversos trastornos psicológicos: Existen otras causas psicológicas, aunque en casos muy graves. En estas circunstancias, será un terapeuta quien deba valorar la situación.

Cómo enseñar a mi hijo a no ser cruel con los animales

Niñas jugando con su mascota

Educar en valores es fundamental para que los niños desarrollen la solidaridad, la empatía, la bondad o el respeto por todos los seres vivos. En casa se deben tratar temas tan importantes como la función de cada especie para el planeta. El propio ejemplo de los padres o los adultos de referencia es esencial, ya que los niños aprenden fundamentalmente por imitación.

Lleva a tus hijos a pasear a la naturaleza, a descubrir la fauna y la flora que habitan las ciudades y cada rincón de este planeta. En cualquier caso, no se debe menospreciar una conducta agresiva con los animales, ya que si no se trata a tiempo, es posible que el niño desarrolle problemas y dificultad para relacionarse socialmente en el futuro.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.