Mi hijo juega con coches y muñecas

nenes y nenas jugando

Antes de ser madre pensaba que eso de que los niños jugasen con coches y pelotas y las niñas con muñecas y con cocinitas era algo que los propios adultos imponían, pero también pensaba que conseguir lo contrario también era cosa de los propios adultos… es decir, que la sociedad (televisión, medios de comunicación, personas cercanas y no tan cercanas) eran los encargados de que de algún modo u otro los niños y niñas “supieran” a qué debían jugar.

Este año, he visto catálogos de juguetes que me han gustado mucho porque no se ve cómo las niñas juegan sólo con muñecas, sino que también juegan con cosas “propias” de niños como coches o balones. Y lo mismo pasa con las imágenes de los niños, ellos juegan con cochecitos de niñas y también con cocinitas en algunas de sus páginas. Esto está bien, porque así indican a los niños que son libres de escoger el juguete que más les interese para jugar.

Desde que mi hijo nació, nunca le he influenciado para que jugase con algún muñeco u otro y cuando era muy bebé le compraba cosas “unisex” para que pudiera disfrutar de los juguetes sin pensar si era de niño o de niña. A medida que él ha ido creciendo, le encantan los balones, los coches, las motos, los tractores… todo lo que tiene que ver con transportes o juegos de contacto. Y puedo decir que la escuela no le ha influenciado porque le gustaba antes de ser escolarizado por primera vez.

Pero, ¿sabes cuál es la diferencia? Que si tiene que jugar con una muñeca también juega, o con una cocinita o con cualquier otro juguete que le parezca interesante para jugar él solo o en compañía de otros niños o niñas. Porque mi hijo juega con coches, pero también con muñecas. Y tu hijo o hija, ¿a qué le gusta jugar? ¿Qué le traerán los Reyes Magos o Papa Noel por Navidad?


2 comentarios

  1.   Macarena dijo

    Tienes razón María José, lo mejor es no influenciar a los niños y que sean ellos los que decidan, tengo niño y niña y así lo hemos hecho en casa; es una de las cosas que evita que adquieran estereotipos de género.

    Mi hijo tenía carritos de muñecas, disfraces de niña, cocinita, etc. cuando era más pequeño, si bien al crecer sus gustos han evolucionado hacia diversiones tradicionalmente consideradas ‘de chico’, el no condicionarles facilita el equilibrio. Mi hija ha protagonizado escenas como acunar a muñecos de acción, o trepar a los árboles vestida de princesa, quizás ella es más adaptable; aunque también al hacerse mayor prefiere las muñecas, pero sus juegos en la calle con chicos son igualitarios.

    Gracias por la reflexión.

    1.    Maria Jose Roldan dijo

      Muchas gracias Macarena por tu aportación 🙂 Besitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *