Mi hijo no se integra con sus compañeros de la escuela

niños-integracion-compañeros-escuela

La escuela no sólo es el lugar para aprender a sumar y restar sino que además es el espacio en el que se entablan las primeras relaciones sociales por fuera de la familia. cuando un hijo no se integra con sus compañeros de la escuela suenan las primeras alarmas. ¿Será cuestión de tiempo o habrá que tomar cartas en el asunto?

Es difícil saber cuando se trata de un problema que hay que abordar y cuando de un período de adaptación durante el cual los peques deberán desarrollar sus habilidades para así superar cierta inercia y animarse a entablar nuevos vínculos y conocer amigos. Hay muchas cuestiones a tener en cuenta para discernir entre uno y otro caso.

La importancia de la integración en los niños

La socialización secundaria es esencial en la vida de todo niño. Hablamos de esos vínculos que están por fuera del seno de la familia primaria. Los que marcan la vida de los peques, ayudándolos a resolver problemas, ganar confianza y manifestar sus opiniones. Las relaciones sociales que se establecen en la escuela son vitales para el desarrollo infantil, tanto a nivel social como mental. Cuando esto no sucede, es preciso prestar atención. ¿Qué sucede si mi hijo no se integra con sus compañeros de la escuela?

niños-integracion-compañeros-escuela

No es cuestión de sobre preocuparse pero sí de ocuparse. Cuando un niño no logra entablar vínculo con sus compañeros de escuela puede que algo esté ocurriendo. En ocasiones pueden ser situaciones externas a él. Pero en otras hay actitudes o comportamientos del propio peque que pueden entorpecer el vínculo y es preciso abordar.

Hay muchas razones por las que un niño puede no integrarse con sus compañeros. La timidez puede ser un factor de importancia. Aunque, también hay niños tímidos que no presentan mayores problemas pues son aceptados por el grupo a pesar de su perfil bajo. Es así como entonces podemos pensar que, por un lado está la personalidad de los niños a la hora de sumarse a juegos y actividades y, por el otro, la naturaleza del grupo.

¿Compañeros de escuela o el niño?

Lo cierto es que hay diferentes estilos de grupos en las escuelas. Están los grupos más democráticos y empáticos. Que aceptan las diferencias entre pares y reciben con agrado las diferentes personalidades. También están los grupos cerrados, donde es más difícil aceptar las diferencias. Otro es el caso de aquéllos grupos en donde hay líderes o niños que, de alguna manera, «marcan el ritmo» del curso, sentenciando a quienes son diferentes. Ya sea por timidez o por cualquier otra razón. Aquí es donde hay que trabajar la autoestima de los peques para que su seguridad no se vea afectada por niños con personalidad más fuerte.

Si tu hijo no se integra con sus compañeros de la escuela es importante detectar qué puede estar ocurriendo. Si se trata del grupo de pares, si la escuela advierte el problema y toma acción. Si es algo repentino o bien una situación que lleva largo tiempo. Lo importante es detectar lo antes posible el problema pues un niño excluido puede sufrir graves problemas, En algunos casos, el aislamiento pero en otros puede vivir situaciones marginales o incluso bullying.

niños-integracion-compañeros-escuela

Cuando se trata de niños tímidos o bien más introvertidos, puede que el problema no esté en el afuera sino en la dificultad del propio niño de establecer relaciones. Esto lo puede llevar a sentirse frustrado. Lo que a su vez puede generar un círculo vicioso pues la introversión puede provocarle frustración y enojo. Y esto a su vez deviene en que los pares se alejen.

Pedir ayuda

En otros casos, se trata de niños muy ansiosos o bien de peques a los que les cuesta la empatía o bien ceder frente a sus pares. Cuando un niño no tiene la capacidad de aceptar ciertas reglas o bien se enoja cuando las cosas no sale como quiere o espera, es común que los demás niños se alejen.

Hay diferentes razones por las cuales un niño nos e integra con sus compañeros de la escuela. Lo importante es no negar la realidad y conversar con el niño para descubrir el problema. También es posible hablar con los maestros y, en caso de considerarlo necesario, realizar una consulta con un psicólogo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.