¿Mi hijo tiene TDAH?. Conozcamos sus síntomas.

Niño Tdah
El TDAH o trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad es un trastorno caracterizado por dificultades para mantener la atención, impulsividad y excesiva agitación motora. Estos síntomas inician su aparición en la infancia (antes de los 12 años) y son persistentes en el tiempo, manteniéndose en la vida adulta en la mayoría de los casos.

Esta dificultad afecta entorno al 6% de la población infantil, a pesar de que las últimas investigaciones lo sitúan entorno al 10%. Nos encontramos, por tanto, ante un problema con una gran presencia en nuestra sociedad pero no siempre comprendido.

Muchas familias han oído como a sus hijos se les pone la etiqueta de “hiperactivos” pero no en todos esos casos nos encontramos delante de TDAH. Es importante ser muy cautos a la hora de hablar de este trastorno. Hay unas características comunes que con frecuencia suelen aparecer en estos niños y niñas, a pesar de que cada caso tiene sus propias peculiaridades.

Según el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), los principales síntomas que nos deben alertar de la presencia de TDAH en nuestro hijo, siempre que aparezcan con una alta frecuencia y cantidad, son:

  • Falla al prestar atención a los detalles, comete errores por descuido en las tareas escolares u otras actividades.
  • Tiene dificultades para mantener la atención en tareas u ocio.
  • Parece no escuchar cuando se le habla directamente.
  • Le cuesta seguir instrucciones.
  • No termina las tareas escolares.
  • Tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
  • Evita, le disgusta o muestra poco interés para iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido.
  • Pierde cosas necesarias para tareas o actividades.
  • Se distrae fácilmente con estímulos externos.
  • Se olvida de las tareas de la vida cotidiana.
  • Corretea o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado.
  • Le cuesta permanecer sentado en momentos en los que seria lo adecuado.
  • Le cuesta jugar u ocuparse tranquilamente en actividades recreativas.
  • Habla excesivamente.
  • Responde inesperadamente o antes de que haya acabado la pregunta.
  • Le cuesta mucho esperar su turno.
  • Suele interrumpir las conversaciones ajenas.

En el caso de sospecha de TDAH se debe consultar con un especialista de la salud infantil, que nos asesorará de los pasos necesarios para su diagnóstico y tratamiento.

 


Categorías

Varios

Marina Perez

Psicóloga infantil apasionada por el mundo de los más pequeños. Desde mi formación y experiencia con familias, ayudo a gestionar aquellas... Ver perfil ›

Escribe un comentario