Mi hijo tiene un amigo imaginario, ¿debo preocuparme?

Niña pequeña jugando

Muchos niños recurren a su imaginación para crear un amigo imaginario, alguien que siempre esté con ellos y con quién puedan contar en todo momento. Los amigos imaginarios acompañan a muchos niños, y en la mayoría de los casos, se trata de un comportamiento normal. Para los padres y madres, descubrir que su hijo tiene un amigo invisible, puede suponer un motivo de preocupación.

Esto es algo totalmente lógico, los padres sienten temor ante todo lo desconocido y ante cualquier cosa que pueda afectar al buen desarrollo de los niños. Pero como decíamos, en la mayoría de los casos suele ser algo normal que desaparecerá con el tiempo. Por lo general, cuando el niño cumple entorno a los 7 u 8 años, el amigo invisible suele desaparecer de la misma forma que llegó, sin crear ningún trauma al pequeño.

No obstante, para asegurarte de que todo está correcto, debes observar a tu hijo y cualquier cambio en su comportamiento a raíz de la llegada de su amigo invisible.

¿Debo preocuparme por el amigo invisible de mi hijo?

Niña jugando con su amigo invisible

Es muy normal que los niños de entre 2 y 3 años, creen personajes imaginarios que les ayudan a crecer. A esta edad, la imaginación de los pequeños es infinita y no debes preocuparte por ello. No obstante, es muy importante que controles el comportamiento de tu hijo en su entorno social. Es posible que su amigo imaginario fomente su aislamiento de otros niños, y esto, si podría ocasionar algunos problemas.

Como padre o madre, no debes prohibir a tu hijo tener un amigo imaginario, ya que no lo entenderá y esto puede ser motivo de reacciones negativas en el niño. Solo debes vigilar de cerca su comportamiento, pero dejando que tu hijo tenga su propio espacio y sin invadir su intimidad.

Controla el tiempo que pasa con ese personaje imaginario y las conversaciones que pueda tener con él. Así, podrás descubrir si ese amigo es bueno o si por el contrario, es un personaje negativo que denota algún problema. Si observas que el niño se aísla, prefiere quedarse en casa para jugar con su amigo invisible en lugar de salir a jugar con otros niños, se vuelve más retraído, se muestra más agresivo o baja su rendimiento académico, consulta con un especialista.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.