Microquimerismo: cuando las células del feto se quedan en el cuerpo de su madre

Microquimerismo

Hace un par de décadas que se descubrieron señales de que las células de los bebés gestándose, podían llegar al cuerpo que los albergaba, o sea: se su madre. Es un fenómeno que se llama microquimerismo fetal, y permite explorar de qué forma los beneficios de un embarazo en la madre se prolonguen en el tiempo. En realidad, el intercambio se produce a dos bandas; y la ciencia intenta concretar si los hallazgos podrían llegar a ser cura para determinadas enfermedades (en el futuro, se entiende); o si por el contrario, serían el origen de las mismas.

Una investigación reciente publicada en Oxford Journals, ha querido determinar la frecuencia y distribución de tejido celular procedente del feto en el cuerpo de la madre. Se ha contrastado la frecuencia en la presencia de células quiméricas en riñones, hígado, bazo, pulmones, corazón y cerebro, de madres que murieron durante el embarazo o un mes después del parto; con las presentes en un grupo control de mujeres no embarazadas pero con hijos. Había más en las primeras, y eran portadoras del cromosoma Y (masculino).

Microquimerismo: un fenómeno natural apasionante

Tanto, que no sólo bebé y madre se pasan células fetales de uno a otro, sino que el intercambio también ocurre entre gemelos / mellizos que están gestándose, o tomando como base la placenta para trasladar células de hijos mayores a los menores en embarazos sucesivos. Además como la madre también es hija, en ocasiones se ha comprobado competencia entre células de las abuelas y los nietos.

Algunas líneas de investigación exploran de qué forma las microquimeras producirían sustancias químicas que afectaran a la biología de la madre, a fin de que el feto pudiera ‘manipularla’ en su provecho desde dentro del útero. Por ejemplo estimulando la producción de lactancia, modificando la actividad tiroides para que el cuerpo de la madre ofrezca más calor al bebé nacido.

Por cierto, el nombre del fenómeno es debido a la quimera, ese ser (monstruo, más bien) mitológico, mezcla de dargón, cabra y león

La Naturaleza no deja de sorprendernos y aportarnos conocimiento, creo que una de las cosas más interesantes de conocer este fenómeno es – más allá de entenderlo – descubrir que nunca hemos sido seres individuales, puesto que si somos mujeres cuando hemos estado dentro de un útero, y cuando nos hemos quedado embarazadas; si sóis hombres, cuando os han gestado, estamos influenciados por células de otros seres.

Imagen — jason wilson


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Maca dijo

    http://elpais.com/elpais/2015/09/17/ciencia/1442491756_435633.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *