Mindfulness para niños: mucho más una técnica de relajación

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness es una técnica occidental cuyo objetivo principal es conectar con nuestro cuerpo, para así tomar conciencia de cuales son nuestras emociones y sentimientos en cada momento.

El mindfulness presta una plena atención al momento presente prescindiendo de juicios de valor. Trata de hacer plenamente consciente lo que estamos haciendo y sintiendo en cada momento con una mentalidad abierta.

Más allá de un grupo de técnicas de respiración, relajación y meditación, el mindfulness es un estilo de vida que aporta calma física y mental a nuestras vidas.

La práctica de mindfulness de forma regular aporta múltiples beneficios a la salud de adultos y niños. Sus técnicas y ejercicios contribuyen a paliar los niveles de estrés y ansiedad del día a día.

¿Es eficaz el mindfulness para niños?

Por supuesto que sí. Desafortunadamente en nuestra sociedad todo son prisas y agobios y, todos nosotros llevamos un ritmo frenético nada beneficioso para nuestra salud. Los niños también están inmersos en esta espiral de correr todo el día sin tener tiempo de parar un momento a sentir y/o relajarse.

El objetivo principal del mindfulness para niños es fomentar la curiosidad por el mundo que les rodea y aprender a gestionar sus emociones tanto positivas como negativas. Gracias al mindfulness, los niños maduran y crecen de una forma más sana y mucho menos estresada.

La práctica del mindfulness o “atención plena” está dando muy buenos resultados en niños a partir de los 3 años porque a esta edad los niños son especialmente receptivos a las sensaciones corporales.

Beneficios del mindfulness para niños

Los beneficios del mindfulness para niños son muchos, tantos que algunas escuelas ya han  empezado a intoducirlo en sus aulas.

La práctica del mindfulness de manera regular:

  • Mejora el autoconocimiento y el autocontrol
  • Enseña a regular y expresar las emociones
  • Mejora los niveles de atención, concentración y memoria
  • Disminuye las conductas impulsivas
  • Mejora la comunicación y la escucha activa
  • Fomenta la inteligencia emocional
  • Mejora las habilidades sociales
  • Disminuye los niveles de estrés y ansiedad
  • Mejora la capacidad de introspección

Practicando mindfulness en familia

Practicar mindfulness en familia es una manera de compartir con tus hijos tiempo de calidad y diversión. Sólo necesitas un poco de práctica, paciencia y perseverancia para conseguir que esta práctica se convierta en un hábito para los tuyos.

Hay muchos ejercicios que puedes practicar con tus hijos. Los más conocidos son:“El rincón de la calma”, “El juego del silencio”, “Somos astronautas”, “Atención, ¿qué suena?”, “El ejercicio de la rana”, etc.

Si te interesa conocer estos y otros ejercicios simples y divertidos de mindfulness para niños, te recomiendo la lectura de “Tranquilos y atentos como una rana” de Eline Snel (Editorial Kairós).


Categorías

Salud

Montse Armengol

Mamá orgullosa de un chico en plena adolescencia. Enamorada de la vida y la naturaleza. Amante de la literatura, la fotografía y la danza desde mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *