Mitos sobre la alimentación infantil

La alimentación de los niños es un tema muy importante y que preocupa mucho a los padres. Alrededor de este tema existen varios mitos y creencias falsas que es conveniente desmontar, para que sepamos diferenciar lo que deben o no comer lo niños. La información siempre es importante para saber que es lo mejor para nuestros hijos. Veamos los mitos sobre la alimentación infantil.

La importancia de la alimentación infantil

Una buena alimentación es fundamental para el buen desarrollo de los niños, y todos los padres queremos que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes. Pero a veces por desconocimiento cometemos errores por creencias falsas que hay acerca de la alimentación infantil: características negativas a alimentos buenos, críticas a productos que son muy necesarios, así como minimizar el impacto de productos insanos en los niños. Estas creencias pueden hacer mucho daño.

Por eso hoy queremos desmontar algunos de estos mitos sobre la alimentación de los niños para corregirlos en nuestros hogares, y que nuestros niños coman mejor. Gracias a la ciencia podemos ir desmontando mitos sobre la alimentación infantil y saber que es lo mejor para los más pequeños de la casa. Veamos cuales son las falsas creencias sobre la alimentación de los más pequeños.

Mitos sobre la alimentación infantil

  • El puré hecho en casa es mejor que el comprado. Si una mamá o papá compra un puré en un supermercado o farmacia tiene una sensación de que no le está dando algo bueno a su hijo. Los purés hechos en casa después de cocinarlos, manipularlos y conservarlos es normal que pierdan propiedades, además de les faltan ciertas vitaminas y nutrientes. Los potitos comprados incluyen vitaminas y las cantidades nutricionales recomendadas por la ley, cosa que en los hechos en casa a veces podemos poner las cantidades erróneas o añadirle sal o azúcar. Lo mejor será siempre lo natural, con las cantidades adecuadas.
  • Los niños tienen que tomar zumos. Los zumos, sobre todo los comprados, tienen unas cantidades enorme de azúcar que no son adecuadas para los niños. Lo ideal es que coman la fruta entera, ya que en los zumos la fibra se pierde. Y si tienen sed que beban agua, y los zumos dejarlos para momentos puntuales.
  • Hay que obligar a los niños a que coman. Con esto lo único que conseguirás es que el niño/a tenga una relación inadecuada con la comida y con su cuerpo. Si no tienen hambre hay que respetarlo, ya comerán más en la siguiente comida.
  • Si no quieren comer algo hay que ofrecerle una opción más apetecible. Que esa opción más apetecible no sea algo insano, porque sino estaremos consiguiendo el efecto contrario. Además de enseñar a tu hijo a que solo tiene que negarse a comer para conseguir aquello que quiere. La mejor opción es darle alternativas saludables para que elija, y si aún así no quiere no obligarlo a comer. No se morirá de inanición.
  • Los niños necesitan muchas proteínas para crecer. Los niños necesitan una dieta equilibrada. El exceso de proteínas no hará que crezcan más, sino todo lo contrario, que tenga problemas de obesidad infantil.
  • Necesitan tomar sal y azúcar. El azúcar ya está presente de forma natural en la fruta y en otros productos, los niños no necesitan que se les añada a ninguna comida para que sepa mejor. Y con la sal pasa lo mismo, no es necesario que los niños la tomen. Puede ocasiona problemas de presión arterial, y el azúcar problemas con las caries. Lo mejor será que el sabor sea lo más natural posible.
  • Los niños gorditos están bien alimentados. En absoluto. Que un niño esté gordo no significa que esté sano. Más bien es un indicativo de todo lo contrario es un problema de salud muy importante. Los niños deben comer lo más sano posible, evitar lo máximo posible ultraprocesados y azúcares para llevar una vida saludable.

Porque recuerda… la alimentación es vital para el buen desarrollo de tu hijo.


Sé el primero en comentar