Mitos y verdades sobre los hijos únicos

Sobre los hijos únicos hay una serie de dichos que algunos son verdad y otros no. En los tiempos que corren la natalidad ha caído notablemente, y cada vez más familias solo pueden tener un solo hijo. El tiempo y el dinero influyen mucho en esta decisión tan importante. Esto hace que muchos padres se preocupen sobre si su hijo notará en su desarrollo que no tiene hermanos o si hubiera sido mejor para él/ella tener un hermanito. Veamos cuáles son los mitos y verdades sobre los hijos únicos.

En lo referente a los hijos que no tienen hermanos existen una serie de creencias y estereotipos, que algunas son acertadas y otras no. Seguro que tú misma/o las has escuchado o dicho alguna vez. Por supuesto que el tipo de familia en la que nos criemos afectará a nuestro desarrollo y personalidad, ¿pero hasta que punto nos afecta el hecho de no tener hermanos? Veamos los mitos y verdades sobre los hijos únicos.

Mitos sobre los hijos únicos

  • Los hijos únicos no son generosos ni empáticos. No tiene porque ser así, ya que el niño también estará rodeado de otros niños como primos, amigos de la guardería, otros niños del parque… No es necesario tener un hermano para ser generoso y empático, ni mucho menos. Que tenga estas habilidades desarrolladas dependerá más de la educación que reciban.
  • A los hijos únicos les cuesta relacionarse con otros niños. Otro mito. Estos niños se relacionan de igual forma con otros niños en el parque, escuela, vecinos y otros niños de la familia. Estudios recientes apuntan a que no hay excesivas diferencias en lo referente a la socialización de los niños con hermanos o sin hermanos.
  • Si no tienen hermanos serán caprichosos y consentidos. Aunque en cierta forma estos niños se acostumbren a recibir todos los regalos sin tener que compartir con otro niño, no necesariamente hará que sean caprichosos, egoístas y mimados. Una buena educación les ayudará a compartir y a gestionar su frustración cuando la vida le enseñe que no se puede tener todo lo que queremos.
  • El hijo único está acostumbrado a ser el centro de atención. Esto pasa sobre todo si es el único niño de la familia. Está acostumbrado a que todas las atenciones sean para él/ella, por lo que si es cierto que cuando tenga que compartir esa atención con otros niños puede que se frustre con facilidad y sea más impaciente. Lo mejor en estos casos es una educación adecuada.
  • Los niños tiranos suelen ser hijos únicos. Que tu hijo sea un tirano o no, no va a depender de la cantidad de hermanos que tenga. Si no le pones límites a tus hijos, se convertirán en tiranos sin importar si son hijos únicos o no.

Verdades sobre los hijos únicos

También el hecho de no tener hermanos tiene cosas buenas. Lo que si es cierto es que los hijos únicos suelen ser más seguros de sí mismos, responsables, más imaginativos e inteligentes. Pero por lo demás no existen excesivas diferencias entre ser hijo único o tener hermanos. Que sea egocéntrico, mimado y caprichoso va a depender más del tipo de crianza que tengan, los límites, las normas y el afecto recibido que el hecho de tener hermanos o no.

Deberemos ser especialmente cuidadosos con la educación que le queramos dar a nuestros hijos, independientemente del número que tengamos. No deberemos ceder en todas sus peticiones, ayudarles a crear una red de amigos de su edad para que no estén todo el tiempo con adultos, evitar la sobreprotección y también la excesiva exigencia. Establecer normas y límites según su edad, permitir que adquiera responsabilidades, animarles a hacer deportes donde pueda relacionarse con otros niños y amar a tu hijo de forma incondicional.

Porque recuerda… el hecho de ser hijo único no te hace de una determinada forma, lo que sí lo hará será la forma en la que te eduquen.


Sé el primero en comentar