Muerte súbita

Este tema, en general,  es muy desconocido y genera mucho miedo, sobre todo en los padres. Los síntomas no están definidos todavía, sólo se sabe que ocurre en los bebés antes de llegar al año de vida.

No debemos tener pánico, esto es algo a lo que debemos estar preparados, duramente es una situación inesperada. Para estar precavidos, debemos de estar atentos en varios aspectos.

Los porcentajes de esta muerte súbita no son alarmantes, pero tenemos que tener en cuenta que es un bebé recién nacido, está comenzando su desarrollo fuera del vientre de su madre, por lo tanto, es un riesgo que tiende a sucederle ante este cambio tan brusco después de su nacimiento.

Lo más destacado y temido de este síntoma, es la respiración, un paro en su respiración es lo más alarmante que puede suceder. El bebé está totalmente sano, sin embargo y sin saber por qué deja de respirar. Hay suposiciones que explican que el ambiente que comienzan a respirar es irregular para él y contaminado para su sensibilidad pulmonar.

Otra adversidad es el poco o insuficiente cuidado antes del parto, bajo peso, neumonía, corazón o pulmón defectuosos… como ciertamente no se desconocen las causas, puede suponerse cualquier problema.

Algunos consejos son el dormir boca arriba, no tener objetos a su alrededor (muñecos, sonajeros…), bastante distancia con los límites de la cuna, dormir solos (en la misma cama), estar bien abrigados (tampoco hay que ser exagerados) y al contrario cuando hace calor. El ambiente ha de estar purificado, sin humos ni efectos contaminantes.

Fuente: saludalia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *