Mutismo selectivo en niños y adolescentes

mutismo selectivo

En ocasiones los niños y adolescentes dejan de hablar en determinadas situaciones sociales, sobre todo con gente fuera de su entorno. En cambio en otros contextos son perfectamente sociables. Hoy os explicamos a qué se debe este mutismo selectivo en niños y adolescentes, a que se debe y cómo se trata.

¿Qué es el mutismo selectivo?

El mutismo selectivo es un trastorno infantojuvenil que se manifiesta por un problema de inhibición en el habla que suele tener su inicio en la etapa preescolar. Se caracteriza por, a pesar de tener perfectamente la capacidad de hablar, decide no hablar en determinados contextos con personas que no son de su confianza.

Suele ser confundido con timidez extrema, pero es un trastorno asociado a la ansiedad que puede llegar a ser muy limitante para el menor en su comunicación social y en su rendimiento escolar, y en consecuencia afecta negativamente en su correcto desarrollo. Los niños con mutismo selectivo suelen ser niños tímidos, inseguros (aunque no siempre) y con tendencia a la ansiedad.

Cuando están en un contexto de seguridad y confianza, hablan y se comunican perfectamente. Pero en cambio en otros contextos parece como si perdieran la capacidad de hablar. Es una respuesta a una ansiedad que sienten muy intensa y que no saben controlar, y les impide relacionarse normalmente. Este comportamiento incrementa su malestar, ya que se siente observado y juzgado negativamente, lo que aumenta su ansiedad.

Algunos niños evitan la comunicación verbal pero desarrollan otras formas de comunicación como gestos o movimientos de cabeza, cuchicheos,… dependerá del grado en la que se vean afectados por el trastorno. Este trastorno suele confundirse este comportamiento con timidez, hostilidad, introversión, desinterés, mala educación, … por lo que estos niños se sienten muy incomprendidos y su autoestima se ve afectada.

mutismo selectivo niños

¿Cuál es la causa del mutismo selectivo?

El mutismo selectivo es un trastorno complejo que no atañe a una sola causa, sino que se ve afectada por varios factores. Las causas principales son de carácter psicológico, principalmente asociadas a la ansiedad. Ante una situación donde el niño la interprete como amenazante, con miedo a ser juzgado por los demás o a no dar la respuesta adecuada, experimental tal ansiedad y terror que se ve bloqueado y parece que desapareciera su capacidad de habla. Es la forma que tiene el niño o adolescente de enfrentarse a su miedo.

Muchos niños pueden experimentar ansiedad ante situaciones extrañas pero no todos muestran mutismo selectivo, ¿a qué se debe? Pues que se junta un nivel elevado de ansiedad junto con una predisposición a la ansiedad, que se junta en ocasiones con timidez, retraimiento, ansiedad por separación e incluso fobia social. Es el resultado de su genética y ambiente, lo que les lleva a responder de esta forma a la ansiedad.

¿Cuál es el tratamiento para este trastorno?

Una evaluación psicológica permitirá analizar todos los elementos y factores que influyen en el origen y mantenimiento del problema. La evaluación deberá recoger:

  • La historia evolutiva del niño, desde el embarazo hasta la actualidad.
  • Valoración de su nivel cognitivo.
  • Valoración de factores de personalidad y adaptación.
  • Sus habilidades sociales.
  • Sus habilidades emocionales y de conducta.
  • Su capacidades comunicativas y de lenguaje.
  • Variables familiares, tipo de familia, estilo educativo, comunicación familiar,…

El tratamiento se centrará en tratar la alta ansiedad que siente el niño en estos contextos, la actitud de la familia ante estas situaciones (muchas veces sin querer se refuerzan estas situaciones) y trabajar también la falta de seguridad del niño en entornos desconocidos. Si forzamos a hablar a los niños en estos casos y centramos nuestra atención en él, estamos alimentando su mutismo en lugar de tratarlo y será contraproducente. Saberlo nos permitirá eliminar los elementos que mantienen este trastorno y modificarlos por otros más apropiados para el niño.

Porque recuerda… Si sospechas que tu hijo tiene mutismo selectivo es conveniente que lo lleves a un especialista para que valore su caso en concreto y tomar las medidas oportunas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.