Navidad: celebrarla con ilusión y sin horarios

navidades-familia4

Estos últimos días he estado haciéndome unas reflexiones sobre la Navidad, y como la viven las familias… Ni que decir tiene que hay cientos de formas de celebrarla, incluso NO hacerlo es una manera de vivir estas fechas (lo que a nosotros nos parece normal, a otras culturas puede que no). En la actualidad nos aferramos a una especie de espejismo y nos dejamos llevar por los excesos: eso no es Navidad, es consumismo, y dificulta enormemente la transmisión de determinados valores.

Esperamos ansiosos estas fechas y las vacaciones de nuestras hijas e hijos, pero en cuanto tenemos en la mano el primer día libre, lo dedicamos a hacer colas en los centros comerciales o participar en 2 o 3 actividades navideñas familiares. Y no digo que esto sea un error, digo que si entendemos las Navidades como una ocasión para la convivencia, resulta un poco extraño que la pretendamos en medio de tanto estrés. Dicen que “la ocasión la pintan calva”, y desde luego, en el caso de que podáis disponer de unos días libres, podéis aprovecharlos para DISFRUTAR sin horarios, prisas ni demasiados planes, en compañía de vuestros retoños.

Mirad: solemos descuidar la comunicación familiar: convivir, escuchar, entendernos, aceptarnos, … reír, compartir. Pues bien, ¿qué tal si empezamos a mejorar esa comunicación aprovechando que todos tenemos más tiempo? Para tu hija, para tu hijo, el mejor regalo es tu presencia, más que todos los juguetes que recibirá o que el árbol de Navidad cargado de adornos. Se trata simplemente de que os dediquéis tiempo, y de que todos disfrutéis del regalo de estar juntos.

navidad-familia

Navidad y el reencuentro con la magia.

Nos solemos olvidar de que para quienes celebran la Navidad (creyentes y no), esta fecha está rodeada de magia, invisible para los adultos pero muy presente para los niños. La iluminación de las calles, la visita a los Belenes de vuestra ciudad, la sorpresa del encuentro con ciertos personajes fantásticos…

Hay una edad en la que los peques creen que todo es posible, y esa edad se acaba, como es lógico, pues el crecimiento da paso a otras etapas. Es bonito mantener tradiciones (sin imponernos rituales que nos resulten incómodos) y es bonito alimentar la esperanza de un niño que se acerca sigiloso a los pies del árbol de Navidad para descubrir algún paquete.

navidades-familia3

Y para las madres y los padres que se implican y ayudan a Santa Claus o a los Reyes Magos, llega a ser tan emocionante como cuando eran niños, ¿para que renunciar a ello? ¿para que forzar el descubrimiento en edades demasiado tempranas? ¿es una mentira que existan los Reyes Magos? Si que lo es, pero ayudar a que continúen creyendo no fomenta el consumismo, sino esa magia de la que hemos despojado casi sin querer (o no) a nuestros hijos.

navidad-familia2

Navidad: celebrarla con ilusión y sin horarios.

¡Claro que los abuelos esperan con anhelo reunir a sus hijos y nietos! ¡claro que nos hemos comprometido a ver junto a los familiares a los que hace tiempo que no vemos una función navideña… Se puede responder a esos compromisos, y se puede acudir a esa tienda de cupcakes que el niño tiene ilusión de visitar; pero el resto del tiempo es para mirarnos a los ojos, leer juntos, mirar las estrellas iluminadas que adornan la ciudad y olvidarnos de esos días en los que nos movemos a golpe de reloj y agenda.

Podemos incluso olvidarnos de los deberes escolares, porque ya trabajan bastante durante el curso, y porque si nos ponemos a hacer deberes no visitamos a los amigos, ni preparamos galletitas para los invitados. A veces incluso pienso que es absurdo obsesionarnos con ese aprendizaje permanente, cuando la realidad es que cualquier momento es propicio para que nuestros hijos aprendan de forma natural, o simplemente vivan (que ya es mucho).

Así que el mejor consejo para vuestras Fiestas de Navidad es disfrutarlas, sin más.


Categorías

Consejos, Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *