¿Navidad sin lactosa para niños con intolerancia? ¡claro que es posible!

Navidad sin lactosa

Me gusta la Navidad, y me gusta celebrar estas fechas especiales en familia; lo que no me gustan son los excesos: hay personas para las que la Navidad no es tal sin comidas copiosas, bebidas alcohólicas / o azucaradas. Estaréis de acuerdo conmigo en que uno no es más feliz por comer más, o por gastar muchísimo dinero en ingredientes selectos. Pero no vengo aquí a hablaros de los manjares que servimos en Nochebuena o en la noche de Reyes, sino de esos niños que por tener intolerancia a la lactosa, ven limitadas sus posibilidades, y la variedad de los menús especiales respecto del resto de la familia.

Como sabéis, la intolerancia a la lactosa, es provocada por un deficit en la producción de lactasa, que es la enzima encargada de separar en el intestino la glucosa y la galactosa, para facilitar la digestión. Miles de personas en todo el mundo sufren esta intolerancia que cursa con síntomas como hinchazón, diarrea, flatulencia, náuseas…; muchas de ellas son niños, y tan importante es la detección precoz, como una alimentación ‘libre’ de lactosa. Pero ¿es difícil evitar la lactosa en los menús navideños?

La mejor garantía es cocinar y servir comida hecha en casa, puesto que quien se encargue de ponerse ‘a los fogones’ (padre, madre, abuelos…) conoce muy bien los alimentos ‘a excluir’ y puede preparar platos para todos igual (sin lactosa) o especiales para la niña o el niño que sufra intolerancia. También daremos unos consejos para cuando se sale a comer o cenar.

La hora de la compra

Como es lógico, se deben evitar los alimentos lácteos (yogures, quesos, leches de origen animal, mantequilla, nata, batidos, zumos con leche, helados…) a no ser que compremos una variedad ‘sin lactosa’. Pero es que además, hay otros productos que contienen lactosa, y es conveniente conocerlos:

  • Embutidos o fiambres.
  • Sopas, cremas de verduras, salsas.
  • Procesados.
  • Postres.
  • Platos preparados de pasta, pizzas.

Si son envasados, debéis leer atentamente el etiquetado, que os indicará la presencia o no de lactosa; a veces está ’disfrazada’ de otros ingredientes o aditivos como el suero (en polvo, o lácteo), las grasas de leche, el lactitol o el cuajo.

Cuidado con la leyenda: puede contener trazas de leche, indica claramente que es mejor evitar el consumo por la probabilidad de que contenga lactosa

También conviene observar una leyenda especificando que el producto ha sido elaborado en lugares (fábrica) en la que se manipulan y procesan otros alimentos como lácteos con lactosa.

¿Salís a cenar?

Hoy en día este problema está mucho más normalizado y aceptado, y hay establecimientos de hostelería con la suficiente sensibilidad como para ofrecer alternativas a platos con lactosa, y con personal preparado para informar sobre los ingredientes exactos del menú. Para beber son adecuados los refrescos, el agua, los zumos sin leche; ¿y de postre? los sorbetes de frutas o la macedonia de frutas suelen ser bien aceptados por los peques.

Ya sabes: puedes conseguir una Navidad deliciosa para tus peques, ¡también sin lactosa!


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *