Negociar las salidas nocturnas con los adolescentes

salidas nocturnas adolescentes

Los adolescentes parecen criaturas nocturnas. Justo cuando los padres están listos para relajarse un poco e intentar dormir y descansar para recuperarse de las demandas del trabajo y de la vida en general, los adolescentes empiezan a querer salir por la noche, algo que sin duda preocupa a los padres y les hace pasar malas noches de sueño. Muchos adolescentes piensan que la noche es la mejor parte del día.

Cuando los niños comienzan a ser adolescentes empezarán a sentir esas ganas de salir por las noches con una parte fundamental de su vida: sus amigos. Los niños deberán ir a la cama temprano, pero los adolescentes quieren tener más resistencia e intentan dormir más tarde, sin que les importe mucho las consecuencias negativas que ello supone (más cansancio, fatiga, malestar general, etc.).

El toque de queda nocturno

Los adolescentes parece también que están programado para odiar el toque de queda, sea cuál sea. No importa si es a las 11 de la noche como a la 1 de la mañana, si pueden negociar e intentar que sea más tarde, mejor.  Ellos sienten que se trata del control de sus vidas o de la confianza con sus padres. 

Un toque de queda es necesario para todos los adolescentes para poder trabajar la responsabilidad en ellos y que se den cuenta que en la noche nunca encontrarán nada bueno. Además, el toque de queda es un reflejo de los padres sobre su preocupación acerca de la seguridad de sus hijos, para potenciar su bienestar. Los adolescentes lo más probable es que quieran negociar con frases del tipo: “Soy el único que se tiene que volver a las 11” -algo que seguramente no será cierto, pero no debes decir que sabes que no es cierto-, o quizá: “Si confías en mí me dejarías hasta la 1”. No cedas a sus intentos y dile frases del tipo: “Te quiero, me preocupo por ti y quiero ayudarte a mantenerte a salvo”.

salidas nocturnas adolescentes

Cómo acostumbrar a tu hijo a los toques de queda

Para que tu hijo se acostumbre a los toques de queda y puedas negociar bien sus horas y salidas nocturnas deberás hacerlo desde que son pequeños, las rutinas te ayudarán a conseguirlo y por eso, desde que un niño nace sus padres deben inculcarle las rutinas en su día a día. Por ejemplo, por la noche antes de dormir se le puede permitir jugar a un niño pequeño unos minutos pero a las 22.00h deberán estar las luces apagadas y él durmiendo (es un ejemplo, la hora se puede modificar dependiendo de las rutinas de cada familia).

Cuando tu hijo va a secundaria, los adolescentes comienzan a quedarse hasta más tarde en casa de sus amigos. Es muy importante reforzar la importancia de dormir las horas adecuadas y que el adolescente lo sienta también como algo importante para poder rendir en la escuela y en el deporte u otras actividades que realice. El toque de queda debe permitir que sea capaz de desenvolverse bien en sus responsabilidades y en su crecimiento interno.

¿Hasta que hora puedo permanecer fuera?

Seguramente sea una pregunta que tu hijo se haga bastante a menudo. Algunos padres prefieren un toque de queda establecido y otros prefieren variar las decisiones dependiendo de las circunstancias, es decir, prefieren ser algo flexibles para que sus hijos sientan la confianza que depositan en ellos en cada momento.

salidas nocturnas adolescentes

Por ejemplo, por las noches volver a las 22.30h es aceptable, pero en otras circunstancias si es una fiesta local o el cumpleaños de algún  amigo, quizá las 00.00h tenga también bastante sentido. La flexibilidad anima a los adolescentes a demostrar su responsabilidad a cambio de privilegios ampliados. Esto no significa que el toque de queda sea también flexible, con esto quiero decir que si un toque de queda es a las 00.00h no significa que deba ser hasta las 00.30h. Si le permites a tu hijo llegar un día especial más tarde a casa es porque te ha demostrado que habitualmente llega a casa a tiempo y respeta los horarios establecidos, en caso contrario, estos privilegios no podrán ser disfrutados.

Cuando los hijos adolescentes crecen y se convierten en jóvenes, muchos de ellos se independizan y empezarán a volver a casa dependiendo de su criterio únicamente. Para educar a los hijos y que sean capaces de tomar decisiones inteligentes para sí mismos es necesario que haya aprendido a que los horarios de vuelta son importante y que necesita descansar. No debe depender a que otra persona le diga qué hacer, es muy importante que tenga su propio criterio para poder tomar decisiones inteligentes.

Habla con tu hijo

Un buen punto de partida es preguntarle a tu hijo lo que piensa sobre los toque de queda y qué es para él un toque de queda razonable. Recuerda que el toque de queda es importante para mantener a tu hijo a salvo, para trabajar la responsabilidad y que se convierta en un adulto equilibrado y con éxito.

Tu nivel de comodidad, el nivel de comodidad de tu hijo y un acuerdo mutuo es buena manera de comenzar a negociar la hora de queda. Es necesario que tu hijo entienda que no es una competición y que no es una competición para saber quién tiene más el control, es una decisión que debe ser tomada por ambos y deberá ser razonable, donde ambas partes se sientan bien con la decisión tomada.

salidas nocturnas adolescentes

Si es necesario puedes conocer a los padres de los amigos de tus hijos para hablar sobre las horas de toque de queda y las normas. Es ideal tener normas similares y comunes, pero sobre todo, estar en conocimiento de las normas de otros chicos y chicas, no para seguirlas, pero sí para tomarlas en cuenta cuando tu hijo quiera manipular tu decisión. Deberás ser firme en la hora de queda establecida, aunque hayas sido flexible anteriormente.

Consejos para que los hijos cumplan el toque de queda

  • Escribir una hoja de registro de la hora exacta de llegada de tu hijo a casa y cuando acabe la semana acordar la hora de queda de la semana siguiente.
  • Aplicar consecuencias establecidas de antemano en caso de que no cumpla con los horarios y en el caso de que sí los cumpla.
  • Cuando llegue a casa dile que te despierte para darte las buenas noches, así estarás tranquila de que ha llegado a casa y podrás saber si ha llegado bien (y no ha consumido alcohol u otras sustancias).

Si no respeta el toque de queda por la noche, no discutas en el momento y dile que hablarás con él/ella por la mañana. Decirle que has estado preocupado es una buena forma para que piense sobre sus actos y que al día siguiente se establezcan las consecuencias por haberse saltado el toque de queda, ya que hay que dejar claro que las libertades sólo se consiguen mostrando responsabilidad y los privilegios se pierden cuando el comportamiento muestra la incapacidad de manejar las libertades.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *