Niño con Síndrome de Down

Aunque parezca una situación difícil de aceptar y la enfermedad más temida por los padres, el síndrome de Down es un trastorno genético que causa retraso mental y defectos físicos, la gravedad de estos problemas varía enormemente entre las distintas personas afectadas.

El Síndrome de Down es uno de los defectos de nacimiento genéticos más comunes afectando a un bebé de cada 800. El síndrome se debe a la presencia de un cromosoma extra en el par 21 de los cromosomas celulares.

Durante el embarazo a la madre se le practican varias pruebas con el fin de diagnosticarle si su bebé padecerá o no este síndrome, una de estas pruebas, es una ecografía sobre la semana 11 y 14, observando un pliegue en la nuca del bebé cuando el valor normal es menor de 2 mmm; pero la prueba más común para estos caso es la prueba de la amniocentesis, que se trata de examinar parte del tejido y líquido interno del bebé, de alrededor de él, es una de las pruebas más perjudiciales para el bebé, lo que provocará el reposo absoluto de la madre.

El desarrollo de estos niños respecto al resto de niños es de distinta variedad, se ve en su personalidad, en el estilo de aprendizaje, su inteligencia, su apariencia, su obediencia, su humor, compasión… y es que estos niños de lo que necesitan es de mucho cariño, amor, armonía y de mucha paciencia por parte de los padres y de los allegados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *