Niños agresivos: nacen o se hacen

niños agresivos

Cuando un niño tiene comportamientos agresivos es normal que los padres se preocupen en saber si su hijo es agresivo o es una etapa. Rompen cosas, pegan, muerden… una conducta que si es de forma aislada no tendría que ser preocupante pero que si se vuelve más constante es momento de ponerse serio. Hoy os hablamos de los niños agresivos, de si nacen o se hacen y el porqué de estos comportamientos.

Niños agresivos

La agresividad es un rasgo innato con el que nacemos los seres humanos. Todos somos capaces de infligir un daño a otros o a nosotros mismos. Lo que nos diferencia es lo que hacer con esta capacidad y si sabemos diferenciar entre lo que está bien y mal.

Cuando un bebé nace todo es ternura y amor. Despiertan una dulce sensación de protección y cariño incondicional. Pero con los años pueden despertarse una serie de comportamientos desagradables que pueden empezar desde muy pequeños. Hasta los 5 años se consideraría parte de su proceso normal de desarrollo. No tienen todavía desarrollado adecuadamente el lenguaje para poder expresarse y tampoco tienen más herramientas de autocontrol. Entonces al sentirse invadidos por una emoción muy intensa pueden ocasiones daños en otras personas o incluso a sí mismos.

Sin embargo en ocasiones los niños agresivos van más allá de los 5 años y son comportamientos que no podemos permitir. Cuando un niño se comporta de forma violenta es importante comprender el porqué de esta conducta para poder ayudarles.

¿Por qué un niño se vuelve violento?

  • Por imitación. Si un niño ve en casa situaciones agresivas y violentas es más fácil que aprenda a normalizarlas y a copiarlas en su repertorio. Resolverán las situaciones de la misma forma en las que la ve, de forma violenta.
  • Dificultades del lenguaje. Como ya hemos visto el lenguaje es una parte muy importante en la expresión emocional. Una dificultad en el aprendizaje puede llevarles a expresarse de forma agresiva.
  • Exposición a la violencia. Hay más formas de exponerse a la violencia que ver a sus padres. Los niños ven la televisión, videojuegos, películas con gran carga de violencia. Los niños no comprenden la diferencia entre la realidad y la ficción que puede afectar a que las imiten después. La televisión ejerce una gran influencia en los niños, por lo que es importante filtrar que tipo de contenido ven nuestros hijos.
  • Poca habilidad para resolución de conflictos. Según vamos creciendo vamos adaptando herramientas y habilidades que nos facilitan nuestras relaciones sociales y la resolución de conflictos. Si no las adquirimos las resolverán de la forma que saben.
  • Poca tolerancia a la frustración. Una mala gestión emocional de las emociones les llevará a explotar ante emociones intensas y a reaccionar de forma violenta.
  • Alto nivel de estrés. Un niño expuesto a altos niveles de estrés suele ser más violento.

niño violento

Los niños aprenden la violencia

Los niños no nacen violentos, sino que aprenden a serlo. Afortunadamente, igual que se aprende la violencia se puede aprender otras conductas positivas. El entorno influye de forma importante en la normalización y utilización de estas conductas, tanto la educación recibida, el ambiente en el hogar, los amigos, las escenas violentas de televisión y videojuegos…

Una educación con límites y normas, valores, empatía, educación emocional y asertividad son muy importantes para que nuestros hijos no sean violentos. Ayudarles a regular sus emociones, a expresarlas adecuadamente, a que se sienten queridos y amados, a resolver conflictos de forma adecuada, a mostrar respeto y valores humanos. Que el niño vea en sus padres el ejemplo que necesitan es vital. Muchas veces no somos conscientes de ciertos comportamientos que tenemos frente a ellos. Verán como resuelves tus conflictos y si los resuelves de forma correcta, sin llegar a la desaprobación, malas palabras, gritos y descalificaciones. Hay muchas formas de violencia, y no solo la física. Analiza que tipo de comportamiento ven en ti tus hijos.

Por que recuerda… serás el mayor ejemplo de tu hijo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.