Niños asmáticos

Niños asmáticos

Tener un niño asmático, no supone ningún problema hoy en día, pues la cantidad de dispositivos que hay en el mercado, suponen todo un adelanto para que el niño, siempre esté cubierto en las necesidades de administración del medicamento.

Existen dispositivos como medidor de flujo máximo (para medir la dificultad de respiración), nebulizadores (para administrar el medicamento), inhaladores (propulsa el medicamento), inhaladores de polvo seco (administra el medicamento sin propulsores químicos), espaciadores (tubos adaptables para los inhaladores).

Entre todos estos remedios para el control del asma, también tenemos los medicamentos por vía oral. Estos se usan en casos de asma grave y usualmente producen efectos secundarios (dolor de cabeza, dolor de estómago, temblor de manos, cansancio, malestar…).

Los dispositivos, se recetan por el médico, dependiendo de al edad del niño y su tipo de asma, además contando con sus habilidades de coordinación.

Los médicos, instruyen a los padres de estos niños para que les enseñen a usarlos correctamente por sí solos. Siempre se han de leer las instrucciones antes de su uso para hacerlo correctamente. Antes que el niño, el padre debe aprender a úsalos, pues se ha de practicar la mejor manera para unos buenos resultados de aplicación e inhalación. La cantidad adecuada del medicamento, es básico y primordial para un correcto tratamiento, ya que ha de llegar de forma justa y necesaria a las vías respiratorias inferiores.

Cuando haya que realizar una suspensión, solamente será por indicación médica y siempre cuando haya desaparecido los síntomas asmáticos. Si el niño se encuentra bien, es porque las vías respiratorias se han desinflamado.

Más información – Niños con asma

Fuente – geosalud


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *