Niños celíacos

La intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno, avena y malta, es la causante de la enfermedad llamada celíaca. Cuando una persona no tolera estos alimentos, es porque la mucosa del intestino delgado se ve afectada y dependiendo de la intensidad, puede provocar la destrucción de las vellosidades del intestino delgado, teniendo como consecuencia la mala absorción de nutrientes.

Esta enfermedad, si es muy leve, se puede llegar a vivir con ella, sin darse cuenta de que se sufre, el problema sucede, cuando se hace más grave y su diagnóstico se hace presente.

Las causas suelen ser hereditarias, por lo tanto, cuando un familiar la padece, se han de realizar análisis al resto de los miembros por si alguien la pudiera padecer y como ya hemos dicho anteriormente, sufrirla sin saberlo. Los gemelos, siempre la padecen al igual.

El ser celíaco, se puede presentar en cualquier momento, pero si se presenta en la infancia, esto ocurre cuando se inicia el consumo de cereales, entre los 6 y 24 meses, etapa en la que se va introduciendo la harina.

Los síntomas que se presentan, son muy diferentes, ya que depende de cada persona, aunque los más comunes son:

-retraso en el crecimiento en cuanto a talla o peso

-barriga grande

-diarrea continua

-estreñimiento

-pérdida de peso

-vómitos

-irritabilidad

Para realizar el análisis que comprueba si se padece la enfermedad, se han de analizar los anticuerpos antigliadina y antiendominisio. Esto se hace a través de una biopsia del intestino. Con los resultados correspondientes, si el niño es celíaco, el especialista indicará la dieta específica que tendrá que seguir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *