Niños con fiebre y sin tener otros síntomas

Niños con fiebre y sin tener otros síntomas

La fiebre es tener una temperatura más elevada de lo normal en el cuerpo. Su sintomatología en un niño viene a determinar como señal, que el cuerpo está intentando combatir alguna enfermedad o infección. Pero muchas veces los padres intentamos determinar qué ocurre cuando los niños tienen fiebre y no encontramos más motivos al no ir acompañado de otros síntomas.

Ante tal situación, no podemos concretar una respuesta segura, y ante tal hecho nos inquieta la incertidumbre de qué hacer al respecto. ¿Debemos llevarlo al médico? ¿Podremos esperar? ¿Administramos algún tipo de analgésico? Sobre este tipo de dudas podremos leer qué iniciativa tomar ante cualquiera de estas cuestiones.

¿Cuándo se considera fiebre?

La temperatura tomada en el niño debe de estar comprendida entre los 36,5° y 37°. La forma correcta y para indicar que es precisa se ha de hacer de forma rectal. Cuando la temperatura alcanza los 38 grados es cuando está indicando fiebre.

Muchas de las veces puede ser un indicativo ocasional, ya que si no está sujeto a ningún otro síntoma no haría falta llevarlo inmediatamente a un consultorio médico. En la mayoría de los casos el niño se suele sentir mejor cuando los padres toman algún tipo de medida y después ya no vuelve a remitir la fiebre. En estos casos se suele producir una infección vírica benigna y autolimitada, por lo que no prescindirá de ningún tratamiento. En otros casos puede ser una enfermedad bacteriana dónde sí necesitaría un seguimiento y medicación.

Niños con fiebre y sin tener otros síntomas

Causas por las que el niño puede tener fiebre sin motivo aparente

En estos casos la fiebre actúa como un mero mecanismo de defensa, dónde el cuerpo actúa como defensiva de algún agente externo o interno y dónde lo considera dañino. Cuando ataca a estos agentes intenta bloquearlos y por eso se produce la fiebre. Muchos de estos niños son de muy corta edad y representan este tipo de defensa al menor síntoma de agresión, pero ¿cuáles son las causas más comunes?

  • En la salida de los dientes. En estos casos y en la ruptura de la encía, hay niños que tienen febrícula, pero solo sube unas décimas. Si se llega a presentar bastante más de fiebre, por encima de los 38°, en este caso podría ser distinto a la salida de los dientes y hay que consultar al médico.
  • Fiebre por vacunas. Durante las siguientes 48 horas posteriores a la puesta de una vacuna, se suele producir algo de fiebre.
  • Un golpe de calor o abrigo en exceso. Los bebés puede que no tengan todavía los mecanismos necesarios para regular la temperatura exterior. Hay casos en los que han tenido un golpe fuerte de calor en verano o tienen un excesivo abrigo en épocas de medio invierno. Inmediatamente hay que intentar quitar la ropa o refrescarle y volver a tomarle la temperatura unos minutos después. Tomando estas medidas debería de bajar la temperatura corporal.
  • Fiebre por algún tipo de infección. En la mayoría de los casos la fiebre se presenta cuando es de origen viral. Se suele dar cuando les afecta en las vías respiratorias, en el aparato digestivo o en el sistema urinario. No hace falta la toma de ningún antibiótico y sí la toma de algún tipo de analgésico para que baje la fiebre.

Niños con fiebre y sin tener otros síntomas

Cuando hay que acudir al médico

En momentos casuales con algunas décimas de fiebre y sin síntomas significativos no hace falta que el niño acuda al médico. Pero para otros casos se debe de tomar en cuenta si hay estos otros síntomas:

  • Cuando el bebé tiene menos de 3 meses y tiene una temperatura superior a los 38°. Incluso si se ha alcanzado hasta unos 40° dada cualquier edad del niño.
  • Tiene convulsiones, está adormilado o irritado. O presenta rigidez en la cabeza, dolor de garganta, diarreas, vómitos o un sarpullido en la piel.
  • Si presenta algún tipo de deshidratación como ojos hundidos, no moja el pañal o tiene la boca seca.

Estos son los signos que repuntan a llevar al niño a un centro médico a la vez que tiene fiebre. Si aún administrando al niño algún tipo de analgésico y no mejora, o persiste la fiebre durante más de 3 días, sigue siendo un indicio de atención médica.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)