Niños dormilones

Hay niños que son muy dormilones. Esto no es un problema cuando son bebés, el problema surge cuando comienzan a ser mayorcitos y tienen que acudir al colegio.

Las mañanas en una casa, casi siempre son de prisas. Horarios ajustados para todos, los niños al colegio, los papás al trabajo… y todos corremos para no hacer tarde, a ello, se le suman los niños que les cuesta despertarse, esto se convierte en ocasiones en un problema. Si esto sucede, lo primero que hay que hacer es controlarlo si duerme lo necesario y descansa lo suficiente. Si es así y todavía muestra signos de cansancio en la mañana, hemos de consultar a un médico, pues puede que el niño sufra de alguna carencia alimenticia.  Si por lo contrario, todo es normal, tenemos presente que tenemos un niño dormilón, para ello, hemos de seguir los siguientes pasos:

-no despertarlo con violencia, pues esto no logra despertarlo mejor, sino aumentará su irritación. Hay que despertarlo poco a poco, con paciencia y cariño

-un despertador, le puede ayudar a ver la hora. Si suena varias veces, le irá despertando del sueño poco a poco, aunque luego se haya de intervenir. Si el despertador es de su gusto, le hará mucho más caso

-aun levantado, el niño seguirá somnoliento, para ello, ha de lavarse la cara e ir haciendo ejercicios para elevar la circulación sanguínea

-los premios del fin de semana, también es un incentivo, por ejemplo, si se levanta a tiempo durante toda la semana, como premio, se puede llevar al cine, al fútbol, al parque… cualquier sitio que sea de su agrado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *