Niños especiales, el papel de su educación

Al igual que hay niños con problemas en su aprendizaje, es decir, que les cuesta prestar atención y van atrasados en sus actividades y trabajos escolares, también nos encontramos el problema  de aquellos que sobresalen en este campo. Se les llama niños virtuosos y tiene el problema de que su intelecto está por encima de la media, o sea, que su coeficiente intelectual es muy superior al de un niño de su edad.

Tanto un extremo como el otro, no son normales y necesitan la atención adecuada. Un niño con bajo desarrollo tanto motriz como intelectual y un niño que lo supera, son extremos que no se adaptan a la sociedad, no siguen el estándar indicado. Los más atrasados necesitan ayuda para desenvolverse y  los más adelantados no encajan con su alrededor.

Cuando a unos padres se les presenta este problema en su niño, su función es prepararlo y educarlo para que pueda llegar a ser un niño independiente, para ello, hay que acostumbrarlo a ciertos hábitos, valores… la ayuda de un profesional, le ayudará a entender y aceptar su condición intelectual, es decir, reconocer que su habilidad de intelecto tiene otras habilidades diferentes el resto.

Enorgullecerse de las habilidades de un niño no es un reto ni una meta a conseguir. Los padres han de aprender que lo más importante para un niño es poder valerse por sí mismo en un futuro y que su vida sea un éxito en lo referido a su felicidad.

Los hijos han de aceptarse tal y como son, el papel de los padres, es prepáralo para el bienestar y no para conseguir ningún trofeo.

Más información-Bebe con síndrome de Down

Fuente- Kidshealth


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *