No esperes la llegada del verano para asegurar protección solar a los niños

Protección solar

Ahora ya estamos en Primavera, y hace más calor, y además de hacer más calor, empezamos a preocuparnos por los rayos UV, y rebuscamos los armarios del baño en busca de la última crema que compramos el verano pasado. En realidad, durante todo el año deberíamos preocuparnos por nuestra piel, y más aún por la piel vulnerable de los niños; pero parece que si no hace calor no nos acordamos de que el sol está en su lugar habitual de permanencia sin moverse.

En verdad los rayos UVB (por su culpa nos quemamos) que nos pueden provocar cáncer de piel, son de menor intensidad en otoño e invierno, pero resulta que sus compañeros inseparables (los UVA) se mantienen durante todo el año – porque no son absorbidos por la capa de ozono -, y ¡atención!, también nos podrían provocar cáncer, además de que envejecen la piel. Bueno, que lo que vengo a deciros es que desde ya tenemos que ir pensando en proteger a los niños frente a las radiaciones solares.

Así que a partir de ahora, y por la parte que nos toca, insistiremos en los consejos se seguridad relacionados con este tema

En primer lugar recordamos que los bebés menores de seis meses no pueden estar expuestos a luz solar directa: puedes sacarlos a pasear cubiertos con gorro o la sombrilla del carrito; pero es que un menor de tres años no puede corretear por la playa o pasearse a pleno sol en las horas de radiación más intensa sin la protección adecuada.

Protección solar

¿Qué es eso de protección adecuada?

Si te digo que la piel tiene memoria (sí, lo oyes cada año, pero yo te lo recuerdo), y que un posible cáncer de piel en el futuro será debido a la exposición acumulada… ¿a que te lo tomas más en serio? Por si fuera poco resulta que la mayor parte de la exposición durante la vida es debida a los rayos UV que recibimos durante los 18 primeros años de vida.

Protección adecuada son gorras o sombreros para evitar que el sol de en la cara, ropa para cubrir el cuerpo de los niños cuando se bañan al aire libre (como mínimo camisetas – si tienen protección extra mejor -), gafas de sol homologadas y con protección. Es por supuesto usar crema solar: con un factor igual o superior a 30 si tienen menos de tres años, e igual o superior a 15 si tienen más de tres años.

Protección es el sentido común que te dice que a partir de mayo / junio, no se vayas a la playa entre las 12 y las 16 horas… ni a la playa, ni a la piscina, ni al parque. Por esas fechas te sobran horas al día para llevar a tus niños a disfrutar del buen tiempo y del aire libre. Me gustaría recordar un estudio que se publicó el año pasado, según el que una crema solar, aún con FP 50, no protege totalmente frente a los efectos nocivos del sol.

Más adelante ampliaremos estos consejos, con recomendaciones concretas sobre cremas y su forma de aplicación. Hoy querríamos señalar que para no equivocarnos, tomaremos como referencia las dos horas máximas recomendadas entre puesta y puesta, y nos queda aclarar que como deben mediar unos 30 minutos hasta que toda la familia se exponga intensivamente al sol, es mejor aplicar la crema antes de salir de casa. Y una cosa más: la crema se pone por TODO el cuerpo (cuello, pies y orejas también).


Categorías

Salud

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *