No lo dudes: se puede ir de picnic con niños, y os lo pasaréis muy bien

Picnic

Es ahora a finales de la Primavera, y durante todo el verano y principios del otoño cuando más apetece ir de picnic. Es verdad que con temperaturas altas, y teniendo en cuenta la posición del sol, debemos escoger muy bien el lugar, priorizando zonas recreativas con arbolado y buena sombra, o bosques. ¿Y en la playa?, también se puede hacer un picnic, aunque en ese caso, yo me decantaría por organizarlo a la caída del sol.

Hacer un picnic al aire libre es una forma excelente de tomar contacto con el medio natural y salir de la rutina. Además de que se proporciona a los más pequeños la libertad que todos los niños necesitan para experimentar correteando, descubriendo, tocando tierra, observando insectos, o comparando los tamaños de las piedras. Solo debes tomar algunas precauciones, y tener previstas una serie de cuestiones para que todo salga ‘a pedir de boca’.

Una ventaja añadida a las que he contado y a las que te puedas imaginar es que lejos de las comodidades, tus hijos se saben adaptar a una situación diferente, y perciben los beneficios de comer sobre la hierba o la arena

La Comida

Solo en el caso de tener un único hijo y que este aún tome lactancia materna a demanda, y sea menor de seis meses, no debes contar con él a la hora de preparar viandas. En el resto de casos, estas son las cosas que debes recordar al meter alimentos en la cesta:

  • Estos consejos sobre introducción de alimentación complementaria.
  • Las alergias o intolerancias (si las hay) de cualquier miembro de la familia.
  • Preparar una nevera portátil y (desde 12 horas antes) acumuladores de congelación para mantener en buen estado la comida.
  • Cubiertos, platos y vasos desechables; servilletas de papel. También podéis utilizar platos y vasos de acampada reutilizables.
  • Bolsa de plástico vacía para guardar los desechos.
  • Cuencos o recipientes para poner colocar trozos pequeños de alimentos al alcance de todos.
  • Aunque solo vayas a comer, piensa también en la merienda… la mayoría de las veces se alarga la actividad, a nadie la apetece irse y … los peques volverán a tener hambre.

Picnic

¿Qué pondré para comer?

Te puedo dar unas ideas, y tú después echas a volar la imaginación: bocadillos, huevos duros, pastel salado, frutos secos, queso curado bien envasado, algún embutido, aceitunas. También valen palitos de pan sin mucha sal, una tortilla bien cuajada, una empanada,… y no te olvides de frutas que sean resistentes para transportarlas sin que se aplasten: plátanos, manzanas, fruta de verano no muy madura (melocotones, albaricoques), incluso melón y sandía a trozos dentro de una fiambrera. E incluso hortalizas como zanahorias, pepinos o tomates.

Y si la comida es importante (sobre todo para los niños), la hidratación es fundamental, debes proveerte agua en cantidad suficiente para que todos puedan beber cuando lo necesiten. Y si quieres incluir algún refresco casero, prueba a llenar una botella con agua, añadir el zumo de un limón, endulzar con miel, batir enérgicamente, y dejar enfriar.

La higiene y la protección

Me preocupa más la segunda que la primera, porque creo que sería ridículo pretender salir de picnic y no querer que los niños se ensucien, si quieres puedes llevar toallitas húmedas para limpiar un poco las manos cada cierto tiempo. En cuento a la protección, no te olvides de la crema solar, un repelente de insectos, y un pequeño botiquín con gasas, desinfectante, tiritas, pomada o similar para golpes y el analgésico que utilizas normalmente. Y, claro está, si algún miembro de la familia toma algún tipo de medicación, inclúyela también.

Picnic

No olvides

Gorras para todos, gafas de sol (si tenéis), linterna (si el picnic es cerca de una cueva y os apetece entrar), calcetines de repuesto porque la tentación de meter los pies en el río es imposible de resistir, una esterilla o mantel resistente para dificultar que entre arena u hormigas en la comida. Bañadores, toallas y zapatos de goma si vais a la playa.

Por último, si no vais a un sitio bien cubierto, evita las horas centrales del día. Y desde luego olvídate de juegos y juguetes, excepto con bebés y niños muy pequeños: con un cubo y una pala les valdrá tanto si juegan con tierra como con arena. En contacto con la Naturaleza se activan las ideas para jugar sin necesidad de objetos. Me queda añadir que debes supervisar a los de menor edad para evitar accidentes y dejar que los grandes (a partir de 6 / 7) jueguen libremente, serán más felices.


Categorías

Consejos

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *