No me duerme

Una de las mayores y más habituales preocupaciones de todos los padres es que el bebé no duerma. Solemos decir los que tenemos niños poco dormilones, que los padres que tienen bebés que duermen del tirón no saben lo que tienen. Y es cierto. Porque quien a quien le toca, tiene un problema. Como siempre, el truco está en no desesperar, en tratar las cosas con calma, porque normalmente el tiempo suele poner las cosas en su sitio. Pero es cierto que es un tema, -junto a la alimentación-, que preocupa mucho.

Os habrán hablado del “método Estivill“, el archiconocido doctor que publicó el best seller “Duérmete niño“. Bien, es un método respetable, que por si alguien no lo conoce, consiste en dejar llorar al bebé hasta que se duerme. Éste crea una rutina,  y al poco tiempo no necesita llorar ni a papá ni a mamá para irse a la cuna. Dicho sea que respetando esta metodología, como madre me parece muy complicada. Dejar llorar a un bebé hasta 30 ó 45 minutos sin actuar, no es apto para todas las madres. Así que si piensas llevar a cabo el Método Estivill, deberías concienciarte. Y armarte de paciencia.

Yo te recomiendo que si estás completamente seguro o segura, no te dejes llevar por lo que te han contado los amigos, o lo que has leído en internet. Léete el libro  y si lo haces, hazlo bien. Y si no, no lo hagas. Si no estás segura, hay otros métodos mucho menos drásticos para que tu bebé duerma bien. Yo me he dejado guiar por el de Rosa Jove, “Dormir sin lágrimas”, y puedo decir que merece la pena, al menos, tener una segunda opinión, un segundo método que no pasa por dejar llorar al bebé hasta que se duerme.

En el DVD que acompaña a este libro, Rosa Jové llega a decir que el método Estivill, -aunque nunca lo nombra-, es como CSI. Cuando un policía entra en una escena de un crimen espeluznante, una reacción común es el vómito. Se produce una descarga de hormonas de estrés y de relax,  un choque brutal que termina en vómito. Algo parecido ocurre con el método Estivill.

No quiero condicionar a nadie, y es verdad que si tu niño “no te de duerme”, hay que buscar soluciones de todo tipo. Mi recomendación es que os leáis todo lo que llegue a vuestras manos, y decidáis. Pero no os dejéis llevar por el “me han dicho que…”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *