No uses recompensas, castigos o amenazas con tus hijos

enfado

Como padre, es tentador utilizar recompensas, castigos o amenazas para motivar a los hijos a comportarse de cierta manera. En realidad esta manera de actuar y de llevar labranza no es adecuada a largo plazo. Hay tres razones en particular por las que se deben evitar las recompensas y los castigos.

En primer lugar, las recompensas y los castigos son malos para la relación con tus hijos. Les enseñan que son amados por lo que hacen y no por lo que son. Los niños que crecen sin estar seguros de ser amados por lo que son tienden a tomar malas decisiones en la vida más adelante.

En segundo lugar, las recompensas y los castigos pueden obtener resultados a corto plazo, pero ignoran el problema subyacente: ¿Por qué tu hijo no está motivado? Es mucho mejor abordar la causa raíz que utilizar un enfoque de curita de recompensas y castigos.

En tercer lugar, las recompensas y los castigos hacen que tus hijos se concentren por completo en los resultados. El nivel de motivación de tus hijos se basa en la promesa de recompensa o la amenaza de castigo. Las recompensas, los castigos y las amenazas no les enseñan cómo desarrollar una motivación intrínseca. No cultivan el amor por aprender.

Es mejor concentrarse en el proceso y no en el resultado. De esta manera, tus hijos desarrollarán la autodisciplina y el sentido de responsabilidad. Entonces, ¿qué deberías hacer en lugar de utilizar recompensas y castigos? Lo siguiente:

  • Habla con tus hijos sobre la alegría (y los beneficios) de aprender y estudiar.
  • Explícales que la mayoría de las carreras gratificantes requieren una inversión de tiempo y esfuerzo. Pero también es importante explicarles que el proceso en sí es gratificante, aunque implica sacrificios.
  • Habla con ellos sobre cuáles son sus esperanzas y aspiraciones.
  • Ayúdales a soñar en grande y atreverse a fallar, y muéstrales cómo estás haciendo lo mismo en tu propia vida.
  • Este enfoque produce el tipo de motivación intrínseca y autodisciplina que durará toda la vida.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.