Nochebuena: Cómo disfrutar si no están todos en la cena

Niño triste y pensativo durante la cena de nochebuena.

En nochebuena, noche de celebración y disfrute, se añora y afloran los agradables recuerdos del pasado.

Las fiestas navideñas se presuponen días de felicidad que embargan a la gente. Sin embargo hay personas que las viven con más pena. En estas fechas se hace más evidente aún, la falta de algún ser querido en la mesa. Veamos si es posible disfrutar, y cómo hacerlo, en la cena de nochebuena.

Las fiestas navideñas

La navidad suele acompañar a regalos, celebración, reuniones familiares y de amigos, risas… En nochebuena se reúne la familia para cenar, hablar, contarse aquello que por la distancia suele ser más complicado… Enfrentarse a estos días cuando falta alguien a quien se quiere es muy duro para cualquier persona. El hueco vacío en las comidas y cenas navideñas se hace palpable y cala hondo en el sentimiento de la persona.

En días como la nochebuena se hace el agradable esfuerzo de dirigirse a casa de un familiar para estar en unión y compañía. Normalmente aquellas personas que por la distancia no pueden estar muy a menudo con su familia, se desplazan en nochebuena. Van a casa de sus padres, hermanos o abuelos para compartir y recordar. En esa mágica noche Papá Noel deja los regalos bajo el árbol y por la mañana cada uno puede abrir el suyo.

La añoranza del ser querido

Mesa de nochebuena, con un hueco vacío de un ser querido.

El hueco del ser querido en la mesa cala hondo en el sentimiento de los familiares. Su ausencia puede simbolizarse con una foto.

Es un reto pasarlo bien en nochebuena para quienes deben plantar cara al lugar vacío del ser querido. Este día afloran las emociones, los recuerdos, los agradables momentos del pasado. Incluso aparece la culpa por disfrutar y reír. La añoranza es abrumadora. Hay personas que desearían evadirse toda la etapa navideña. Para disfrutar, pese a que falte algún ser querido en la mesa, por inasistencia o un desgraciado fallecimiento, estas son algunas recomendaciones:

  • No evadir las fechas navideñas: Conviene afrontar la nochebuena como el resto de días del año. Disfrutar, en la medida de lo posible, con los familiares que todavía están y que pueden ser un apoyo y alegría.
  • Vivir la nochebuena con los ojos de los niños que estén en la cena: Un niño da alegría y seguramente será el empuje que la persona necesite. Ser feliz y hacer feliz al niño, viviendo la nochebuena, será un importante estímulo.
  • Organizar con tiempo y delegar: Procurar no estresarse demasiado con los preparativos navideños y apoyarse en otros en momentos de agobio, cansancio o bajo ánimo.
  • Tener espacio y tiempo propios: Liberarse, hablar del tema que afecta, refugiarse en otros. Si hay que llorar hacerlo, si hay que reír también. Debe permitirse dar rienda suelta a lo que uno sienta sin miedo.
  • Tener presente a la persona que falta: Colocar una foto, poner una vela, hablar de él o incluso dirigirse a él durante la cena. Está perfecto recordar a ese ser querido que no está.
  • Intentar ser optimista: Pensar que pronto entra un año nuevo y que seguramente traerá muchas cosas positivas. Mirar alrededor y observar todo por lo que hay que estar agradecido.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.