Nuevas imágenes de un parto velado: el bebé que quiere llorar desde dentro del saco

Parto veledo

No hace mucho, mostrábamos las asombrosas fotografías que la fotógrafa especializada en partos Leilani Rogers comparte, una de ellas, mostraba un bebé nacido ‘con manto’ o ‘con velo’, como se conoce popularmente un parto velado. Ocurre de forma muy extraordinaria, y consiste en que el bebé nace dentro de su saco amniótico, que permanece intacto: un verdadero regalo para la vista, pues las criaturas permanecen sumergidos en líquido amniótico hasta el momento de su nacimiento, cuando unas veces intencionadamente, y otras de forma natural, la ‘bolsa’ se rompe.

Por otra parte – y esto parece que no tiene mucho que ver con lo que acabo de contar- sabréis que mientras los bebés están en el útero, sus pulmones no respiran; la criatura no lo necesita porque el oxígeno y el dióxido de carbono se intercambian a través de de la placenta. Es al nacer, cuando se elimina el líquido de los pulmones (si es un parto vaginal normal, es suficiente con la presión que el canal de parto ejerce sobre el tórax). Tras unos segundos en el mundo fuera del cuerpo de la madre, ocurren una serie de cambios en el sistema respiratorio y circulatorio, que posibilitan – ahora sí – utilizar los pulmones para respirar. Pero el bebé que protagoniza el vídeo pretende empezar su comunicación con el exterior a pesar de que ha nacido con manto.

Se trata de un documento compartido por Jasmine Pérez desde su perfil de Facebook, y como podéis ver, el médico establece un primer contacto saludando al bebé, a la vez que lava el exterior de la bolsa amniótica. Acto seguido, el peque emite su primer sonido mientras intenta moverse; no he podido evitar recordar aquella otra imagen que hace dos años se viralizó (la tenéis en la cabecera del post): en aquella ocasión el recién nacido parecía no ser consciente de que ya estaba fuera…

asi como cuando dicen " nacio ENMANTILLAO" bueno… asi!

Posted by Jasmine Perez on dimarts, 16 / febrer / 2016

El vídeo finaliza con el corte del saco y la extracción del pequeño cuerpecito, que ahora sí, puede moverse con más libertad y llorar a gusto, mientras el equipo médico le da la bienvenida.


Categorías

Embarazo
Etiquetas

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *